Booktrailers de BELLVER-Joana Pol

Loading...

lunes, diciembre 18, 2006

Helena Gómez Escamilla en IB3-Radio, en el programa de Sandra Llabrés (colabora Joana Pol)

Como cada medianoche de los miércoles, en Es Racó Literari tuvimos un escritor, en este caso escritora. Una jovencísima autora llamada Helena Gómez, de sólo 15 años de edad, quien nos emocionó con la lectura de un fragmento de su obra, UNA CARGA DEMASIADO GRANDE. Como siempre, durante el programa fue entrevistada por Sandra Llabrés, y como cada semana se contó con la colaboración especial de la escritora mallorquina Joana Pol.




Lema: Todos, de una forma u otra estamos locos (Verónica decide morir; Paulo Coelho).
El estruendo de sus cascos pisa los sueños hasta convertirlos en desesperación…


BIOGRAFIA:
Em dic Helena, vaig neixer a Inca fa quinze anys, estudio 4rt de ESO i Desde molt petita m´ha apassionat llegir, em passava les nits demanant-li a la meva mare que em llegìs un conte sobre un pescador i la seva filla que venia a un llibre de históries de la índia. El meu primer llibre el vaig llegir amb set anys, Matilda, el vaig llegir d`amagat del meu germà, ja que era seu i l`havia de llegir per a l`escola. M`encanta llegir a Paulo Coelho, per les seves reflexions y la seva manera d`escriure. Jordi Sierra i Fabra també es un dels meus preferits… També m´agrada molt llegir llibres sobre esoterisme, egiptologia o mitologia.

Escric des de que tenia uns tretze anys, encara que amb vuit escriguès un petit conte de tres pàgines...peró la cosa es va quedar estancada fins als tretze, he anat fent els meus pintes i el que he pogut desde les meus escassos coneixements i dots i bé…Fins ara.
A més d´escriure la música també ocupa un lloc important en la meva vida, consitueix el segon dels meus somnis…Estudio 3r grau elemental a l`escola de música d`Inca i com a instrument toc la guitarra, tocar en un grup i arribar també al món de la música és també una gran aspiració per a mi.

Gustos i aficions? Tantes i tan mal ordenades… Tocar la guitarra, obviament llegir i escriure, dibuixar, veure i llegir manga;col.lecionar preus, poemes i lletres de cançons, mirar i remirar les pel.lícules d´en Tim Burton i qualcuna altre que ha tocat la meva fibra sensible, escriure cartes i…poc més, alguna cosa s´escaparà peró bàsicament es tot…

MANIFEST:
Qué per qué escric? Per què encara queden moltes históries per contar…Per què en agafar el paper i el bolìgraf o seure davant la pantalla de l `ordinador i escriure un parell de línies me`n vaig, d`aquest mòn per cercar-ne un altre, el que jo vulgui, no importa quin, el que jo vulgui crear…Per ficar-me a la ment d`altres persones i , d`alguna manera, encertada o no, reflexar el seu patiment, o la seva felicitat, o almenys intertar-ho. Per. què no m`importa escriure bè o malament, nomès m `importa escriure i arribar a l`ànima de qui vulgui llegir les meves paraules, i deixar la meva ment a les línies escrites sense cap remei, sense adonarme`n…encara que deixin molt que desitjar, encara que estiguin plagades de faltes d `ortografia i d`errors gramaticals, encara que tal volta el seu missatge no valgui la pena…peró almenys vull intertar-ho, i aixó no m`ho pot llevar ningú…

Lectura (FRAGMENT ESCOLLIT DE L’OBRA COMPLETA EN NEGRETA):

25/08/04


Escribo esto para ahorrar a los investigadores su precioso tiempo, para que no lo malgasten investigando la muerte de alguien tan miserable como yo.
Y creo que debería empezar contando mi historia, aunque sé que a nadie va a interesarle...
Como supongo deben saber las personas que lean esto me llamo Erika Hopkins y este nombre me lo pusieron las enfermeras de mi orfanato. Erika, era la hija de una de las enfermeras y Hopkins era el apellido de mi madre...
Tengo 16 años y los últimos 16 años de mi vida me he dedicado a intentar averiguar quienes eran mis padres y por que estoy en este orfanato desde que me alcanza la memoria, llegué a él recién nacida y por él ha ido pasando toda mi vida, una vida totalmente normal, la única diferencia es que esta no se desarrolla en un pueblo, en una ciudad o en un barrio sinó en un hospital de 1000 m(cuadrados).

Aprendí a hablar y caminar gracias a las enfermeras, que siempre me han tratado como a una hija, y en esa época tuve mi primera amiga...Al principio solo intercambiamos chupetes y nos chupábamos el dedo juntas, cuna con cuna... Pero poco a poco, a pesar de nuestra temprana edad, fuimos estrechando nuestros lazos, y el intercambiar chupetes paso a pasarnos mordedores y algún que otro muñeco que nos traían algunas organizaciones o las mismas enfermeras en un acto de caridad...Un buen día, mi amiga y compañera de juegos desapareció, y aunque en aquel momento no tenía conciencia suficiente para saber la razón, noté que algo desaparecía, algo ya no estaba...Y lo peor fue que nunca volvió. siempre dicen que mientras mas pequeños són los niños más posibilidades tienen de ser adoptados...Y en ella esa regla se cumplió...

Seguí creciendo y conociendo a todos mis compañeros de vida, algunos desaparecían y no volvíamos a saber nada de ellos, y otros permanecíamos siempre allí, fieles a nuestro destino, también llegaba gente nueva constantemente siempre de edades distintas...Y a medida que su edad aumentaba, era más triste verles entrar por aquella puerta... Recuerdo un día, cuando yo tenía cinco años. La puerta de nuestro cuarto se abrió y entró Sara, una de las enfermeras, con una pequeña niña rubia de ojos azules y de piel blanquecina, lloraba como nunca había visto llorar a nadie en mi vida, histérica, gritaba, pataleaba y le decía a Sara que la soltase que ella quería ir con su mamá... Nosotras dos nos miramos al oír aquel extraño nombre...¿Qué era aquello de mamá? , (Por aquel entonces para mí, mamá...era una palabra desconocida, para mí y para todos los que estábamos allí. Que no sabíamos lo que era eso, nosotros teníamos unas diez o quince “madres” cada uno dependiendo de la zona del hospital en la que estuviésemos, y todas ellas tenían nombres diferentes...A ninguna la llamábamos “mamá”...) Sara sentó a la pequeña en mi cama hasta que consiguió tranquilizarla y luego nos explicó que se llamaba Maite y que tenía 6 años, que de ahora en adelante sería una nueva compañera...Los primeros meses de Maite en el centro fueron muy duros...Gritaba por las noches y lloraba todo el día, eso por no mencionar los ataques de histeria parecidos a los de la primera vez que la vimos, aunque poco a poco fueron siendo menos intensos hasta que al cabo de más o menos un año, acabaron desapareciendo.

Al estar en la misma habitación, Maite, Ana y yo nos hicimos muy buenas amigas, pasabamos todo el día juntas y muchas noches nos quedábamos hablando hasta el amanecer, así pasaron dos años maravillosos.

Poco a poco, fuimos cogiéndole miedo a aquella palabra, nosotras y los otros cincuenta niños que vivían en el centro, la odiábamos con todas nuestras fuerzas y le temíamos más que al propio diablo: Adopción... Aquella palabra podía suponer dos cosas, o perdíamos a uno de nuestro amigos y no volvíamos a saber nada más de él, o, si Éramos elegidos, perdíamos a todos nuestros compañeros para ir a vivir a un lugar que nunca habíamos visto, con unos completos desconocidos que dirían ser nuestros padres a pesar de no havernos visto nunca, que al principio harían como si nos quisiesen, puesto que los primeros meses nadie quiere a nadie hasta que, cuando pasase el tiempo nos cogerían algo de cariño...Aquellos extraños a los que deberíamos llamar “padres” se sentirían orgullosísimos de haver salvado de una vida miserable a una criatura, pero nunca nadie se daba cuenta de que nosotros éramos felices en nuestro orfanato...Siempre haviamos vivido allí, de modo que para nosotros era el paraíso, pero de aquello nadie se daba cuenta. Así que cada vez que veíamos entrar a una pareja por la puerta del centro, el miedo reinaba en todos nuestros corazones y, si alguna pareja decidía ver las instalaciones, el caos reinaba en ellas, intentando ser cada uno más malo que el otro para no ser escogido, para que aquella gente corriese despavorida a salvar a algún niño de otro lugar... Con ese miedo crecimos todos, y a medida que crecíamos íbamos buscando nuestros objetivos, que siempre eran similares, averiguar quienes éramos, por que estábamos allí, saber quienes era nuestros padres o, por lo menos recordar sus caras, ni Ana ni yo, teníamos ni idea de cómo eran ellos, Ana llegó al hospital con tres años y tenía algunos deslices en la cabeza, eran escasos, y ni siquiera sabía si el protagonista de aquellas escenas era su padre, su tío, o el vecino que estaba cuidándola. Yo, en cambio, no recordaba absolutamente nada, todas las imágenes que pasaban por mi cabeza estaban protagonizadas por personas con bata blanca, a algunas de ellas aún las veía a diario, a otras ya no, debido a que se habían cambiado de trabajo. La única de nosotras que podía describir a su familia era Maite. A menudo nos hablaba de su escuela, de su padre, de sus abuelos...Pero sobre todo de su madre, de la que conservaba una foto, los ojos le brillaban al recordarla y las lagrimas siempre acababan cayendo acompañadas de aquella pregunta:¿Por qué?

La madre de Maite era rubia, como ella y tenía unos ojos penetrantes de color verde intenso, su piel era pálida y su expresión alegre.
Maite recordaba incluso el día en el que la perdió...Aquella estación de tren, el banco en el que la sentó y el dijo que iba a comprarle algo de merendar, que volvería enseguida, que la esperase...Curiosamente cuando se había alejado dos metros de ella, la madre de Maite volvió le dio un beso en la frente, la abrazó, y le dijo “perdóname”... Siempre que llegábamos a esta parte de la historia, Maite ya estaba tumbada en la cama, preguntando si había sido mala, si ese era su castigo...Nosotras, a pesar de nuestra temprana edad, la abrazábamos e intentábamos consolarla, siempre la tranquilizábamos, pero sabíamos que aquella escena la perseguiría para siempre y, que cada vez que se sentase en un banco o fuese a una estación de tren, lo recordaría, por suerte en el centro no había ni bancos ni estaciones, pero en el mundo exterior sí...

Así pasamos tres años estupendos, hasta que un día vimos entrar otra vez a un hombre y a una mujer por aquella puerta. La mujer asomó la cabeza para curiosear por la puerta de nuestro comedor, donde pasamos la mayor parte de la tarde, haciendo los deberes, jugando, y realizando todo tipo de actividades. Vi como después de dar un rodeo por la habitación con la mirada, sus ojos se clavaron en el asiento de al lado mío, en Ana... Dos semanas después, Ana entró en la habitación llorando, diciendo que la habían adoptado y que al día siguiente se iría a vivir a Tenerife con una pareja de Canarias, que había venido a Galicia solo para adoptar a una niña de su edad. Las dos la abrazamos y lloramos toda la noche. Maite le regaló a Ana una muñeca que le regalaron para navidad y yo le di un osito de peluche por el que siempre nos peleábamos cuando éramos más jóvenes. A la mañana siguiente, la directora entró en la habitación y le preguntó a Ana que si lo tenía todo listo, ella respondió que sí con una lágrima en la mejilla, la muñeca de Maite en una mano y mi osito en otra.

Ana salió de la habitación, la oímos caminar pasillo abajo y abrimos la ventana, para que, aunque fuese con la mirada, poder darle nuestro último adiós. Vimos cómo una mujer con el pelo y la piel morena la abrazaba y la subía en un coche rojo. Después, arrancaron para desaparecer por la larga carretera, aquella que siempre nos havíamos preguntado hasta donde conducía...
En el momento de su marcha, todas las ventanas del orfanato estaban abiertas, y detrás de ellas pequeñas cabezas miraban como otra vez pasaba lo mismo...Otra vez perdíamos a uno de los nuestros...

Después de aquel día, Maite y yo nos hicimos más amigas aún, recordábamos a Ana, y cada vez que pasaba alguna cosa importante, pensábamos en que hubiese hecho ella, luego, automáticamente, las típicas dudas, sobre que estaría haciendo, si sería feliz, si se acordaría de nosotras...Esperamos que nos enviase alguna carta desde su nuevo hogar, pero aquella carta no llegó nunca, ni ella, ni una llamada de teléfono el día del cumpleaños de Maite, ni en el mío tampoco, tal vez una postal en navidad, pensamos, pero el cartero debió extraviarla. La cama de Ana nunca fue reutilizada, ni entonces , ni ahora, que aún sigue vacía.

Maite y yo le cogimos más miedo a aquella palabra del que ya le teníamos, pensábamos que no, que Ana sería diferente, ella nos escribiría, se acordaría de nosotras, pero en los cuatro años siguientes no lo hizo, y nos consolábamos pensando que, al menos cuando mirase el osito recordaría los tirones que le dábamos y las sesiones de lloros cuando nos lo quitaban diciendo que o lo compartíamos o no se lo quedaba ninguna, que cuando mirase la muñeca de Maite recordaría que el día que se la regalaron, a ella le dieron unos patines, que nunca llegó a estrenar por que decía que quería una muñeca como la de Maite.

Maite y yo seguimos creciendo juntas, las típicas cosas de la niñez estaban presentes como en cualquier niño normal, el chico tan guapo de la habitación del 2º piso, Maite soñaba con volar, yo quería ser astronauta...
Y aquella frase tan temible... “Algún día tendremos que irnos de aquí” “Algún día nos adoptarán” cada vez que alguna de nosotras decía estas palabras, la otra la hacía callar, diciendo que no dijese esas cosas. Las dos sabíamos que era así, pero no queríamos aceptarlo, y si lo aceptábamos, no queríamos tenerlo presente.

Y, obviamente, aquel día llegó, no fue en iguales circumstancias que las de Ana, pero llegó.
Cuando la directora le dijo a Maite que quería hablar a solas con ella, las dos nos miramos asustadas sabiendo lo que aquello significaba...
Maite volvió a mi lado al cabo de un rato con su sonrisa de niña feliz desparramada por el suelo...

Me explicó que una pareja Catalana la había adoptado y que debía ir hasta allí, que no vendrían a buscarla como hicieron con Ana, sinó que ella tenía que ir hasta allí en avión, Que aún no sabía si iría sola o no, la directora le había dicho que tal vez a sus trece años ya pudiese ir sola, pero que dependía de si alguien estaba dispuesto a llevarla hasta Barcelona, que se iría dentro de dos días...

Nos miramos recordando el día en que Ana se marchó, Ana y tantos otros... Al saber la noticia el resto de compañeros que tenían más o menos nuestra edad vinieron y abrazaron a Maite. Alguien le dijo que no se preocupase, que todos dicen que se tiene una vida mejor...

Los dos días siguientes fueron los más largos y los más cortos de mi vida, aquel momento que tanto temíamos había llegado, la felicidad que nos proporcionaba el pensar que nos llegaría nunca tardó poco en desvanecerse...Todo el mundo se acercaba a Maite, todos la abrazaban , todos le hacían regalos, todos le pedían que nos recordase... Le hicimos un mural con todas nuestras firmas, dibujos, fotos de cumpleaños, etc. Maite lloró e emoción y nos prometió que no nos olvidaría jamás. El día que debía irse, Maite me hizo el mejor regalo que podía hacerme, me entregó algo que para ella valía más que todo el oro del mundo, pero solo valía eso para ella, y, ahora, para mí. Me regaló la foto de su madre, me dijo que había llegado el momento de dejar todo aquello atrás, todas aquellas dudas, todos aquellos llantos (paradójicamente, al decirme esto, ella misma estaba llorando), de preguntarse por qué estaba allí, por que ahora tendría otra cosa más parecida a una familia, aunque nadie entendiese que en aquellos momentos, su familia era lo que iba a dejar, a Sara, Marta, Sonia y a Itziar, las enfermeras que más se ocupaban de nosotras, a Mara, la mujer que arreglaba las habitaciones y siempre nos levantaba malhumorada a las ocho de la mañana por que tenía que limpiar, a los demás, sus hermanos...Que aquella era su familia, su verdadera familia...

Quise acompañarla hasta el aeropuerto, pero no me dejaron. Tuve que conformarme con mirar como subía en el taxi acompañada por la directora del hospital y me decía adiós con la mano, desde el asiento de atrás...

Desde aquel día, todo cambió, ya no tenía con quien hablar, mi habitación estaba vacía, solo estaba yo y las dos camas en las que antes habían dormido mis amigas. Aquellas camas donde saltábamos a veces cuando éramos pequeñas, donde lloramos las tres juntas cuando Ana se fue, donde lloré con Maite los dos días anteriores, aquella habitación, aquella habitación que guardava tanto recuerdos... Ahora estaba vacía, solo yo estaba allí para custodiar todo lo que allí se almacenaba...
A la hora de las comidas, la mesa en la que Maite, Ana y yo nos sentábamos también estaba siempre vacía cuando yo llegaba la última de recoger mi bandeja, ya no había guerras de comida, ni tampoco Maite escondía la patata asada en la servilleta por que no quería comérsela, solo yo y aquella mesa vacía...Cargada de recuerdos...

Los días fueron pasando y las cosas seguían igual, poco a poco dejé de sentarme en nuestra mesa e intenté integrarme con otros grupos, nadie me reprochaba, es más, era bienvenida, pero me sentía una intrusa...
Un buen día, Itziar entró en la habitación a las ocho de la mañana, antes de que Mara me despertase como solía hacer cada mañana. Me zarandeó con una sonrisa en la cara y me dio un sobre que iba dirigido a mí, miré en remite y vi que era una carta que venía de Barcelona de una tal Maite Obiols Salas. En ese momento no entendí muy bien quien era aquella chica con aquellos apellidos tan raros, pero enseguida me di cuenta e histérica, le quité la carta a Itziar de las manos y leí:

Querida Erika: 12/02/99

Como puedes ver ya he llegado a mi nueva casa. Vivo en el centro de Barcelona, la verdad es que es un sitio muy bonito y la gente me trata bastante bien. ¿Has visto que nombre tengo? Me llamo Maite Obiols Salas ¿Suena bien? Me cuesta acostumbrarme, cuando me llaman por el apellido en la escuela no me giró hasta que no me gritan Maite.
Mis nuevos “padres” son muy simpáticos y entienden que os eche de menos, la dirección del orfanato para poder escribir me la ha buscado mi “padre”, dicen que por qué me haya ido de allí no tengo por que perder el contacto con mis amigos de siempre. Los primeros días no era capaz ni de mirarles a la cara, me sentía una extraña en esta casa,(¡por cierto vivo en una casa enorme! Con dos pisos y jardín, tienes que venir a verla) pero poco a poco me he ido acostumbrando, aunque aún se me hace raro comer en un plato en vez de en una bandeja azul y en sillas en vez de bancos, pero me voy acostumbrando. Me han apuntado a una escuela, sí, de esas que salen en las películas que tocan los timbres y los niños llevan mochilas. Aún no he hecho amigos allí, pero espero que a medida que pase el tiempo empiece a coger confianza. Por cierto ¿Qué tal todo por allí? ¿Algo nuevo? Espero tu respuesta, cuentame que tal todo por el orfanato. ¡Ah! Y dale recuerdos de mi parte a Itziar, Marta, Sonia y Sara, también a Mara.

Besos y abrazos
Maite

PD: A pesar de que todo me vaya tan bien, os echo mucho de menos.

Cuando terminé de leerla Itziar seguía allí, sentada en lo que fue la cama de Ana. Me miraba sonriendo, esperando a que le dijese lo que ponía aquel folio. Se lo tendí sin poder borrar la sonrisa de mi rostro e Itziar lo leyó. Cuando hubo terminado, me devolvió la carta y me dijo: “Contestale ahora mismo ¿vale?” asentí con la cabeza y así lo hice. Cuando terminé metí el papel en un sobre y después se lo di a Marta para ver si podía tirarla al buzón. Aceptó encantada.

Los días siguientes mi felicidad volvió, era feliz, aunque estuviese sola allí, en la otra punta de España, en Barcelona havia alguien que se acordava de mí...Maite era diferente...

Aquella felicidad duró poco más de un año, puesto que Maite siempre tardaba mucho en contestar sus cartas. Llegó otra carta suya a mis manos, pero la contestación de la siguiente nunca llegó. Llamó para felicitarme cuando cumplí los trece años, pero esa fue la última vez que supe algo de ella. Me desengañé bastante, pero en el fondo sabía que eso acabaría pasando... Ella ahora era muy feliz con su nueva vida, y no le interesaba enviarle cartas a una muerta de hambre que llevaba trece años en un orfanato...O tal vez estaba demasiado ocupada... En ese momento perdí todas las esperanzas y me limité a esperar ser adoptada y, mientras tanto, intentar averiguar quien era. Aunque tanto una cosa como la otra fueron en vano, han pasado tres años desde que recibí la última llamada telefónica de Maite y sigo aquí. Encuanto a averiguar mi pasado pregunté a todas las personas posibles pero siempre me negaban diciendo que no lo sabían...

Por fin, ayer por la mañana, Marta, vino a mi habitación y me dijo que después de tanto tiempo, creía que ya era lo suficientemente mayor como para conocer la historia de mi familia y para saber quien soy.
Mi madre se llamaba Elizabeth Hopkins y era una joven ejemplar, todo el mundo la quería, era una buena amiga y una buena alumna. Era una alumna de notable en el instituto y siempre sacaba las mejores notas. Pero como adolescente que era, le encantaba salir los sábados por la noche.
Años atrás en un sábados de esos, se topo con un tipo extraño en medio de la oscuridad cuando regresaba sola a su casa. Este la miró por lo bajo al pasar sin que ella se diera cuenta e inocentemente siguió andando. Giró la esquina y se adentró en el callejón que atajaba para llegar a su casa, tan solo estaba a unos metros de esta cuando...
Él se levantó del banco en el que estaba sentado y la siguió, aceleró el paso sigilosamente y cuando estaba detrás de ella, la agarró por detrás tapándole la boca para que no pudiese pedir auxilio. Ella intentó sacar su móvil para alertar a alguien pero él se dio cuenta, le quitó el aparato de las manos y lo tiró al suelo.
Entonces la arrastró hasta su coche que estaba solo a unos metros de allí, lo primero que hizo fue meterle un trapo en la boca y asegurarlo con esparadrapo para que no lo escupiese, después la ató de pies y manos y la metió en el maletero de su coche.
Condujo hasta un descampado fuera de la ciudad, la sacó del maletero y la colocó en el asiento trasero del coche. Alli fui concevida en contra de la voluntad de mi madre mientras esta lloraba y forcejeaba desesperadamente pero en vano. Cuando acabo con ella la dejó allí tirada en medio del campo y desapareció dejándola allí sola, sumida en la mas profunda desesperación.

Ella se quedó allí llorando. Llorando por no haber respetado el castigo que su madre le había puesto ese día. Era el primer castigo que le habían puesto en toda su vida, y ella no lo había respetado. Lo recordaba perfectamente “Hoy no sales” esa frase resonaba en su cabeza una y otra vez atormentándola en aquella oscura noche interminable.
Echa una furia ella se fue a su cuarto, espero a que su madre se durmiese y luego se escapó por la ventana del chalet. Ya sabía que no debería haberlo echo pero es que se pasaba toda la semana estudiando con el único aliento de salir y la castigaban, solo por no haber arreglado su habitación, era injusto.
Pero ella lloraba pidiendo perdón a su madre una y otra vez, su madre... como la echaba de menos... Probablemente no la volvería a ver, ¿por qué no podría haber respetado el castigo y quedarse en su casa viendo la tele como hace el resto de la semana? ¿No podía imaginarse que era lunes?

Ahora estaba atada de pies y manos y no se podía mover, ni siquiera podía gritar teniendo un calcetín en la boca. Tampoco sabía donde estaba, solo sabía que aquello no era su ciudad y que jamás la encontrarían.

Pasaron varios días, días que le parecerieron años, ya no podía más el hambre no la dejaba continuar y sólo deseaba morir ya para dejar de sufrir de una vez. Cuando el hambre ya no la dejaba seguir y la sed amenazaba con deshidratarla, cuando se le empezó a nublar la vista de los ojos y creyó que ya era el fin que por mucho que luchase, lo que era evidente que pasaría ya iba a pasar de una vez, una cabeza con gorra de policía apareció por encima del arbusto que la tapaba y muy exaltado gritó:
-.!Esta aquí!
La llevaron a un hospital, y allí estaba su madre esperándola con los brazos abiertos y los ojos llenos de lágrimas. Le pidió perdón una y mil veces por no haberla escuchado pero su madre le dijo que aquello ya no importaba, que lo único que le importaba ahora es que ella estaba bien. No tardó mucho es recuperarse y volver a su vida normal.

Al cabo de un mes, un sudor frío le recorrió la frente cuando se dio cuenta de que no le había venido la regla .Muy asustada corrió a la farmacia a buscar un test de embarazo, con las manos temblorosas, leyó las instrucciones, y cayó desmayada al suelo cuando se dio cuenta de que le resultado era: Positivo.

Estaba muy asustada, no sabía que hacer. Su madre le dijo que abortase, que no podría soportar la terrible carga de verme y recordar aquella noche en la que nací en su vientre.
Pero ella no le hizo caso, decidió quererme y criarme como mi madre que era, por que aunque fuese la huella de aquel mal nacido también era hija suya y no le importaba nada más. Mi abuela le dijo que sinó abortaba que se olvidase de que su hijo tenía una abuela y de que ella tenía una madre. A ella no le importó y le dijo que no pensaba acabar con una vida humana por oscuro que fuera su origen. Mi abuela, volvió a su país natal(Argentina) ya que era una inmigrante, dejando a mi madre completamente sola, ya que su padre había muerto hacía mucho de cáncer de pulmón.

Al cabo de nueve meses mi madre rompió aguas. Fue un parto muy complicado, luchó con todas sus fuerzas, pero no fue suficiente, no fue suficiente por que murió intentando que yo viviese.
Mi madre había muerto, mi abuela además de que estaba en otro país no quería saber nada de mi, por que ahora, además de que me odiaba ya, por razones que ya conocen, me echaba la culpa de la muerte de mi madre.
Me llevaron a un orfanato “temporalmente” hasta que viniese algún familiar mío a buscarme pero allí nunca apareció nadie.

Ahora tengo 16 años, y llevo toda mi vida en este maldito centro, no tengo amigos, pues los pocos que he tenido han sido adoptados y no he vuelto a saber nada más de ellos. Ahora se que estoy condenada a pasar aquí asta que cumpla la mayoría de edad y cuando salga, de todas maneras, no tendré donde vivir, pues no tengo ningún tipo de fuente de ingresos.

No tengo familia y la poca que tengo, además de no saber si sigue viva, ni siquiera quiere oír hablar de mí. Tampoco tengo amigos ni conozco a nadie fuera de este lugar, así que he decidido hacer algo que debería haber echo hace ya mucho tiempo, aunque me ha costado robar un cuchillo de la comida para terminar con mi miserable vida.
Es más ni siquiera debería haber nacido, debería haber sido yo la que hubiese muerto en aquel parto, mi madre aún podía ser feliz, pero yo, yo ya estaba perdida desde el momento en que ella murió. Mi madre murió por mí, y no sirvió de nada por que aún así soy una infeliz, mi madre murió por mí y en vano. Y eso es algo que ni ahora ni nunca podré soportar, es una carga demasiado grande para mí.

ERIKA HOPKINS




lunes, diciembre 11, 2006

Juana Castillo en el programa de Sandra Llabrés en IB3-Radio, con Joana Pol.

Y éste es el dossier con el programa de radio de Juana Castillo, aquí tenéis el videoclip con el fragmento de su lectura en el espacio literario ES RACÓ LITERARI DE 3 DE NIT, de Sandra Llabrés para IB3-Radio, con la colaboración de la escritora mallorquina Joana Pol.



1.- LEMA.- “Cientos de personajes y una autora en busca de Editor”, ó: “Antes de caminar con andador me gustaría editar un libro o dos”.

2.- BIOBIBLIOGRAFÍA.


Mi nombre es: Juana Castillo Escobar. Nací en Madrid el 20 de Diciembre de 1954. Durante trece años y medio fui funcionaria, de las que funcionan, en el I.E.S. Vallecas I de Madrid. Por motivos personales solicité una excedencia. Intenté licenciarme (o doctorarme) en Historia del Arte, pero los exámenes se me superponían a la época de mayor trabajo en el centro, entonces "aparqué" mi carrera.
Diplomada en Taquimecanografía.
Durante cinco años acudí a la Escuela de Idiomas de Madrid donde cursé cuatro años, más el curso especial de francés que, unidos a los seis del Bachillerato, suman once de estudios de este idioma. También cursé tres años de inglés. Tengo algunos conocimientos de italiano.
Soy pintora autodidacta, y durante un tiempo me dediqué a la artesanía en miga de pan, papier, estaño, pinté muñecas de escayola dándoles apariencia de porcelana...

En el año 1997 empecé a asistir al Taller Literario de Clara Obligado (con quien he autoeditado cuatro relatos), a los cursos de relato breve:
- Curso: 1997-98. Profesor Paco Gil (él fue quien en este primer año me incitó a editar mi primer relato: "Mágico carnaval").
- Curso: 1998-99. Profesora Clara Obligado.
- Curso: 1999-2000. Prof. Clara Obligado.
- Curso: 2000-01. Prof. Clara Obligado.
- Curso: 2001-02. Prof. Clara Obligado.
- Curso: 2002-03. Prof. Clara Obligado.
- Curso: 2003-04. Prof. Clara Obligado.
- Curso: 2004-05. Prof. Clara Obligado.

- Curso: 2004 - 05. Escuela de Escritores de Madrid. Curso presencial de novela que imparte Ángeles Lorenzo Vime. Empecé a corregir mi obra titulada: Tiempo de sueños en "El Paraíso".
- Curso: 2005 - 2006. Escuela de Escritores de Madrid. Curso presencial de novela. Prof. Ángeles Lorenzo Vime. Continúo corrigiendo "Tiempo de sueños…"



Tengo autopublicados varios relatos en diferentes antologías:

"Mágico Carnaval" en: Cuentos para leer en el Metro. Editorial Catriel. Año 1999. (Edicº de Clara Obligado). Págs. 263, 264, 265, 266, 267 y 268.
"La faja, o ´A cada cerdo le llega su San Martín´" en: Historias de amor y desamor. Trivium, proyecto editorial, S. L. Año 2001. (Edicº de Clara Obligado). Págs. 199, 200, 201 y 202.
"Al final, Lucy" en: Historias para viajes cortos. Editorial Dragontinas. Año 2003. (Edicº de Clara Obligado). Págs. 199, 200, 201, 202 y 203.
"El quinto mandamiento".En "Un lugar donde vivir". Editorial Dragontinas. Año 2005. (Edicº de Clara Obligado. Colección de Nuevos Narradores-3).
(Págs. 47-48-49-50 y 51). Este libro fue presentado en Madrid el 14 de Junio de 2006 en la Casa de Galicia.


* En junio de 2005 la Escuela de Escritores editó una antología: "Tusitala (el narrador)" -título propuesto por mí y votado entre otros sugeridos por el resto de los compañeros escritores-. Esta antología está editada por Adamar Servicio Integral de Ediciones. Participo con once microrrelatos bajo el título general "In crescendo". Son:
El mundo y sus habitantes.
En la huerta.
Pirómanos.
Luna llena.
Primavera.
Entre pañuelos.
Nueva personalidad.
Una apuesta.
Un torneo en honor de Justa.
Otro cuento de Navidad.
El valle invisible.

* La Escuela de Escritores presentó el 24 de Junio de 2006 una nueva antología cuyo título es “Lugares de paso”, en este volumen participo con el relato titulado:
“Diálogo de besugos”.

* La revista MH (Mujer de Hoy - nº 84. Semana del 18 al 24 de Novbre. de 2000. Pág. 62) editó un relato titulado:
"El torneo".

* El periódico que redacta la Asociación de Vecinos de Aluche publicó en su número de Marzo de 2004 (en soporte papel y en su página web: www.avaluche.com):
"La faja o “A cada cerdo le llega su San Martín”".

* El periódico de la Asociación de Vecinos de Aluche, en su número de Marzo de 2006 publica en la página 14 el relato titulado:
“¡Adiós, concha, adiós!”

Nota.- Esta Asociación (AVA) solicitó mi ayuda en Enero pasado para que les instruyera en la preparación del 1º Concurso de Relatos Breves “José Gallego” (bases, puesta en marcha, premios, diplomas, etc.) del que, al final, acabé siendo nombrada presidenta. Y, en breve, quizá en Enero de 2007, abra el primer Taller Literario de Escritura Creativa en un local de la asociación del que seré directora.


* En la red, en la página: www.estandarte.com tengo publicados cinco relatos desde el 26 de mayo de 2004. Los títulos son:
"El hijo".
"Ocaso".
"Una estación llamada soledad".
"Vestidas de azul".
"Hilando sinónimos".

Y desde el 6 de Septiembre de 2006 publicaron los nuevos relatos:
“Camino de vuelta”.
“El Monte de la Soledad”.
“En el principio (un pedacito de historia)”.
“La casa abandonada”.
“Un regalo de los dioses: Muñequita”.


* La revista cibernética Almiar-Margen Cero en su página web: www.margencero.com publica el relato titulado:
"Alas de golondrina" (29-III-05).
Y el espacio: "Personajes secundarios", de esta misma revista, publica:
"La historia de la flaca" (13-V-05). -Personajes secundarios primera entrega-.
"La madre" (26-V-05). -Personajes secundarios segunda entrega-.
"La donante" (18-VIII-05). -Personajes secundarios tercera y última entrega-.
"El giraldillo" (Amor a primera vista) - Publicado el 1º de Julio de 2006, fue seleccionado para que formase parte de la revista Almiar que cumple este año su 5º aniversario.


* Desde el pasado 22 de Octubre de 2005 en la página web: www.YoEscribo.com hay colgados diez relatos bajo el título general de "Relatos para las cuatro estaciones". Son:
Primavera: "Alcarrias". "Al final, Lucy". "El espejo de vestir". "El parado" y "Galileo Láinez Macho" con este relato el 26 de Abril de 2003 obtuve el Segundo Premio en el VII Certamen literario de Narrativa entregado por el Centro Cultural Extremeño de Aluche.
Verano: "Álamos del paseo". "Hiperión". "Rojo atardecer". "El caso del tren fantasma", y "Misterioso rapto en el Quirinal".

Nota.- Esta antología, Relatos para las cuatro estaciones, comprende también las épocas:
Otoño, con los relatos: "Breve encuentro", inédito. "Ocaso" y "Una estación llamada soledad", publicados en www.estandarte.com
Invierno. Relatos: "Don Benito y Fidela", inédito. "El hijo" e "Hilando sinónimos", publicados en www.estandarte.com "Las buenas intenciones", inédito. Y, "Vestidas de Azul", publicado en www.estandarte.com


Relatos leídos a través de la radio:

* El 9 de Sepbre de 2004 leí un microrrelato en TeleMadrid Radio (Onda Madrid) titulado:
"Hablemos de gnomos, elfos y hadas". Me dijeron que sería publicado en junio de 2005, aún no tengo noticias de ello.

* El 28 de Marzo de 2005, en Radio Carcoma, perteneciente a la revista Margen-Cero, leyeron el relato titulado:
"Un regalo de los dioses: Muñequita".

Nota.- Estoy a la espera de que lean el relato titulado “Sin respuesta” a través de Internet en “El rincón literario de 3 de Nit” en la emisora http://ib3.es (Según Joana Pol este relato será leído el próximo mes de Diciembre).


El 25 de Octubre de 2005 envié a Rafael Cortés Minutti un relato: "El giraldillo" (Amor a primera vista) (Publicado en la página Web www.margencero.com el 1º de Julio de 2006).
Y un poema: "El giraldillo".
Según e-mail enviado por el Sr. Cortés estos trabajos serán leídos y estudiados en la Facultad de Letras Españolas de la Universidad Veracruzana (UV), en un futuro podrían ser editados. En Internet está en desarrollo una página en la que se mostrarán los relatos recibidos.

Registrados bajo el título: "Veintidós historias de mujer y un retrato" tengo los relatos:
"Alas de golondrina". Publicada en www.margencero.com
"Almudena", inédito.
"¿Cuántos tantos?", Publicado en la antología "Relatos para Sallent".
"Cuatro mujeres distintas frente al espejo y una sola verdadera", inédito.
"Chincheta", inédito.
"Discrepancias", inédito.
"El café de los jueves", inédito.
"El nacimiento del dolor", inédito.
"El 69 de Baker Street", inédito.
"¡España va bien! (Un cuento de Navidad)", inédito.
"Esta silla es mía (Un día normal en la vida de una mujer)", inédito.
"Jueves", inédito.
"La faja, o Á cada cerdo le llega su San Martín´", publicado en: Historias de amor y desamor. Trivium, proyecto editorial, S. L. Año 2001. (Edicº de Clara Obligado). Págs. 199, 200, 201 y 202. En el periódico de la Asociación de Vecinos de Aluche y en my space.
"La historia de la flaca". Publicado en www.margencero.com. Personajes secundarios 1ª parte.
"La Madre". Publicado en www.margencero.com. Personajes secundarios 2ª parte.
"La mazurca de la vida", inédito.
"La mujer frente al espejo", inédito.
"Mágico carnaval". Publicado en: Cuentos para leer en el Metro. Editorial Catriel. Año 1999. (Edicº de Clara Obligado). Págs. 263, 264, 265, 266, 267 y 268.
"Pájaros en la cabeza", inédito.
"Reina de belleza", inédito.
"Viaje con Iberia a cualquier destino", inédito.
"Visiones", inédito.
Retrato: "Una yonqui", inédito.


La Escuela de Escritores.com: www.escueladeescritores.com en su página "Tus libros favoritos" tiene tres reseñas hechas por mí a las obras:
"El desierto de los tártaros", de Dino Buzzati (25-VII-04).
"Tres rosas amarillas", de Raymond Carver (6-V-04).
"La tía Tula", de Miguel de Unamuno (6-V-05).

Y en www.saladelectura.com hay otra reseña a:
"La dama de blanco", de Wilkie Collins.


* El pasado año 2005 preparé poemas para ser convertidos en canciones para el cantante tinerfeño Miguel Páez González (nombre artístico: Pel). Los primeros poemas los he titulado "Contigo somos tres -Poemas para canciones 1ª parte-". Está compuesto este cuaderno por los títulos:

Madrileña bonita.
¿Infancia feliz?.
¡Levántate y anda!
En el nombre de un dios.
Manos.
¡No en mi nombre! – Publicado en la página http://groups.msn.com/PoetasporlaPaz
Cuando el crepúsculo llegue.
Ama.
Baila para mí.
Junto a ti.
Ella.
Susúrrame, amor, tus canciones.
El agridulce bocado del amor.
Ahora en el salón.
Tocaste mi corazón.
Contigo somos tres.
Para ti, mujer.
Melancolía.
Fundido en tu cuerpo.
Quiero ser.
Tengo envidia.
Nos separa un océano.
Tus manos como agua.
Clara fuente, agua mansa.
Aguardo impaciente tu llegada.
Te perfilo en otras pieles.
Indefensa.
El ángel del amor.
Amor, busco la noche.
No te conozco, pero te amo.
Huiste, mujer.
Súplica.
Enredado en tu cabello.
Jamás soñé.
Perdóname, amor.

Los siguientes poemas aparecen bajo el título general de: "Amor callado, amor secreto -Poemas para canciones-". Este cuaderno está compuesto por:
Paseando por Sevilla.
Buscaré el Paraíso para ti.
Luna.
Un escalofrío de placer surca mi alma.
Bajo el azul terciopelo de la noche.
Esposa mía.
Renata.
Aún no se han ido las golondrinas.
Somos dos, somos tres.
El tiempo nos alcanzó.
Como un potente alazán.
Camino entre corales.
Tango.
El mar.
Bienaventurados.
Se encendió la luna.
La mañana de San Juan.
Un sueño de amor.
Está en mí quererte.
Amor y dolor se funden.
Tan lejos.
Se marcharon las golondrinas.
No digas no.
Camino.
Mi canción.
Como un dios.
Aunque tú no lo quieras.
Amor callado, amor secreto.
Sueño.
Mendigo.
Hace frío fuera.
Aroma de mujer.
El amor.
Dicen.
Tú permaneces.
Si volvieras.
Ángel.
Miro tus ojos.
Faro de luz.
Cada uno de nosotros. Puesto en my space el 17-VIII-06.
Tengo miedo.
Tu piel.
La máscara.
Vente conmigo (Terceto).
El viento del otoño.
Te siento (Copla).
La amistad.
El cisne.
La luna pintó de plata.
De piel oscura.
Nueve días de Julio.
Aunque tengas que dejarme.
Rosas que por ti corté (Cuarteta o Redondilla).
No seas quisquillosa (Seguidilla).
Mira qué bien te veo (Seguidilla).
Son los ojos (Seguidilla). Enviado a Francisco Arroyo para que forme parte del libro Creadores III.
Me han dicho (Seguidilla).
El giraldillo. Enviado a Rafael Cortés Minutti una variación de este poema.
Abrázame tan fuerte como puedas.
Puedo escuchar la voz del silencio.
Si la fuerza de este amor.
Llueve intensamente sobre el mar.
Hipnotizado.
Fue una tarde oscura.
Dime quién ocupa tu pensamiento.
Pleamar.
Vamos, niño, muévete.
Un, dos, tres. Vamos, niña, a bailar.
La rosa roja que te regalé.
Baja niña a tu portal (Canción como para la estudiantina).
Querría saber.
El amor, cuando llega.
De par en par.
Ya va siendo hora de que te olvide.
Tu imagen.
Yo quisiera.
Estás más cerca de mí.
Te inundaré de besos.
Te deseo, me arriesgo.
Nota.- Salvo los poemas que he colgado en "my space", el enviado a Rafael Cortés y los enviados a sendas antologías, el resto son inéditos. Están a la espera, alguno de ellos, a ser convertidos en canciones.


* En “my space” tengo colgados los relatos:

“Discrepancias”. Fecha publicación: 5-II-06.
“El baúl de los recuerdos”. Fecha publicación: 12-II-06.
“Ensayo”. Fecha publicación: 20-II-06.
“Apariencias, I y II”. Fecha publicación: 27-II y 5-II-06.
“Día de la mujer… Trabajadora”. Fecha publicación: 12-III-06.
“Tártaro club”. Fecha publicación: 20-III-06.
“Sin respuesta”. Fecha publicación: 27-III-06.
“Justo pago”. Fecha publicación: 5-IV-06.
“En el principio (un pedacito de historia)”. Fecha publicación: 10-IV-06.
“La noche, I y II”. Fecha publicación: 17-IV y24-IV-06.
“El secreto”. Fecha publicación: 2-V-06.
“¡Quién fuera avestruz!” Fecha publicación: 8-V-06.
“Una lágrima entre la lluvia”. Fecha publicación: 15-V-06.
“Íntimo y fascinante”. Fecha publicación: 22-V-06.
“Desde lo más profundo del infierno”. Fecha publicación: 31-V-06.
“Zenón y Diógenes”. Fecha publicación: 6-VI-06.
“El regreso”. Fecha publicación: 13-VI-06.
“Si cruzas”. Fecha publicación: 19-06-06.
“La mar salvadora I, II, III, IV y final”. Fecha publicación: 26-VI; 3-VII; 10-VII y 23-VIII-06.
“Esa señora que me mira desde el otro lado del espejo”. Fecha publicación: 25-IX-06.
“Cuando mi Ángel se fue”. Fecha publicación: 17-X-06.
“La hembra perfecta”. Fecha publicación: 27-X-06.
“La niña”. Fecha publicación: 13-XI-06.

Los poemas:
Del cuaderno “Contigo somos tres”:
Madrileña bonita - Publicado el 16-X-05.
¿Infancia feliz? - Publicado el 20-XI-05.
¡No en mi nombre! – Publicado el 21-IX-06

Del cuaderno “Amor callado, amor secreto”:
Cada uno de nosotros. Publicado el 17-VIII-06.
La amistad. Publicado el 2 de Febrero de 2006.
De piel oscura. Publicado el 1º de Dicbre. de 2005.
Vamos, niño, muévete. Publicado el 29 de Dicbre. de 2005.
Y, “Hoy tus lágrimas”, que no pertenece a ninguno de los cuadernos anteriores. Publicado el 26 de Enero de 2006.
Nº 393.- “Te deseo, muerte, mensajera del amor…” Poema en prosa que pertenece al cuaderno titulado “El amor, rosa y espina”, en el que estoy trabajando y recoge hasta el día de hoy (20-XI-06) un total de 417 poemas.


* También inéditas tengo escritas las novelas:
"El corazón se me partió en mil pedazos".
"Noemí".
"Si las paredes hablasen".
"Sangre en Nueva York".
Y más de un centenar de relatos breves, cuentos infantiles en prosa y en verso, todos ellos inéditos. No incluyo sus títulos para no hacer más prolija esta biografía.


PREMIOS Y MENCIONES:

El 26 de Abril de 2003 obtuve el Segundo Premio en el VII Certamen literario de Narrativa entregado por el Centro Cultural Extremeño de Aluche al relato: "Galileo Láinez Macho o, algunas mujeres también son acosadoras" (Nota.- Desde el 22 de Octubre de 2005 aparece publicado en la página web: www.YoEscribo.com).

Participé en el II Concurso de Relatos para leer en tres minutos "Luis del Val", convocado por el Ayuntamiento de la Villa de Sallent de Gállego. No obtuve ningún premio, pero según carta enviada por dicho Ayto. en fecha 23/3/05, nº de Registro de Salida 458 se me notifica que "habiendo sido seleccionado su relato "¿Cuántos tantos?" para una futura publicación…"
"¿Cuántos tantos?" Fue Publicado el 25 de Octubre de 2005. La antología lleva el título de "Relatos para Sallent". Páginas 59-60.
El 27 de Junio de 2006 obtuve el Primer Premio en el V Concurso de Microrrelatos convocado por El Rincón de El Vago al hiperbreve titulado: “Fantasía”.


Nota.-

* La profesora Doctora de Filología de la Facultad Autónoma de Madrid, ISABEL DIEZ MENGUEZ, publicó una antología de cuentistas madrileñas, editado por la editorial “La Librería”. En dicha antología va incluida parte de esta biografía. La presentación de los libros: “Cuentistas Madrileñas” y “Antología de cuentistas madrileñas” tuvo lugar en Madrid el 4 de Abril de 2006. Leyeron relatos, entre otras: Montserrat del Amo, Rosa Montero, María Tena, Cristina Cerrada…, yo tuve el privilegio de poner la “guinda” con la lectura de un hiperbreve mío titulado: “Entre pañuelos”, al final del acto.


* FRANCISCO ARROYO CEBALLOS, pintor y escultor cordobés, ha promovido y llevado a cabo la publicación del “Diccionario Internacional de Arte y Literatura Contemporánea 2006”. Fue presentado en sociedad el pasado 14 de Junio en Córdoba, en A Coruña y, en Julio pasado, en Venezuela. En él también se hace una breve reseña de mi biografía.


* Fui nombrada en Junio de 2006, por la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos de Aluche (AVA), Presidenta del Jurado para llevar adelante el I Certamen Literario promovido por dicha asociación (I Concurso de Relatos Breves “José Luis Gallego”).

* He prologado la novela de un amigo, también escritor. Título: “Mutilados”, autor: Vladimir Tatis Pérez.

* En Enero próximo saldrá una Antología de Poetas Españoles del siglo XXI, editada por Lord Byron Editorial y dirigida por el poeta Leo Zelada en la que participo con algunos poemas en prosa y verso. Envié los títulos: “No digas no”, “amor callado, amor secreto”, “Mendigo”, “Dicen”, “Cada uno de nosotros”, “Tengo miedo”, “La luna pintó de plata”, “De piel oscura”, “Son los ojos”, “Me han dicho”, “Te deseo, me arriesgo”, “No en mi nombre”, “Encadenado”, “Fantasía” y once poemas en prosa. (Desconozco cuáles forman parte de la Antología. Éstos son los títulos de los que envié para que eligiesen los que consideren mejores).

* Hacia Abril saldrá el libro: Creadores III, bajo la dirección de Francisco Arroyo Ceballos; participo con un relato, “Un regalo de los dioses: Muñequita” y un poema “Son tus ojos.

* También me será auto publicado el relato: “Cinema la Flor”, a cargo de Clara Obligado (desconozco el título de la próxima antología y la fecha aproximada en que aparecerá).


3.- MANIFIESTO.- Me encantaría publicar mis obras en formato convencional: papel. Para mí es más entrañable leer las historias en letra de imprenta, pasar las páginas, sentir el tacto a veces rugoso, a veces satinado de las hojas, su olor característico cuando se trata de libros algo antiguos; me resulta entrañable y mucho más cómodo que sobre la pantalla del ordenador, que me está dejando cegata y es mucho más frío, no puedo hacer anotaciones al margen, subrayar las frases que más me gustan... También porque desde que supe leer comprendí que quería escribir, inventar historias tan maravillosas como las que estaban escritas en aquellos viejos libros.
Me gustaría darme a conocer a través de su emisora no por dar relieve a mi ego personal, sino por ver si soy capaz de atraer la atención del público y para quitarme una espinita como esta historia que le cuento a continuación:
En una editorial me dijeron que los relatos eran buenos, fáciles de leer, amenos, que a algunos habría que corregirles algo, poca cosa… PERO:
- como no era conocida tenía pocas posibilidades de ser publicada,
- si saliera en TV en alguno de los muchos programas “rosa” que había entonces (y sigue habiendo) durante la sobremesa, entonces sí que saldrían mis relatos al mercado en un par de meses como mucho,
- que si fuera el asesino de las niñas de Coín (así me lo dijeron, no es guasa porque con esas cosas yo no juego) estaría en las librerías YA,
- que si fuera la esposa de algún ex presidente, escritor o famoso o famosillo, de la índole que fuera, también me ayudaría para sacar adelante mis obras (en cuanto a esto pude decirles, pero me callé: sí, soy esposa de un ex presidente, de comunidad de vecinos, pero ex presidente al fin; mi marido es escritor, de libros técnicos, pero es famoso entre sus alumnos y los técnicos que buscan sus libros en McGraw Hill, pero esto, claro, no vende).
Para consolarme me dieron dos posibilidades: presentarme a los mil y un concurso literario (que, según tengo entendido, los de gran importancia los premios están dados de antemano) o la autoedición, que al fin y al cabo es lo que hago.

4.- Les envío el relato: “Sin respuesta”. (elegido un fragmento)

SIN RESPUESTA


En homenaje a todas aquéllas mujeres valientes que durante la guerra,
cualquier guerra, quedan en la retaguardia aguardando a sus hijos, esposos, hermanos, padres, y son pasto de los buitres que combaten en nombre de unos falsos ideales, en nombre de Dios o, simplemente, por dar alas a su ego inflamado.



Sólo me estaba pidiendo una respuesta, y eso era lo que me aterraba: el no poder decir nada, porque en realidad yo no sabía nada.
El hombre de la camisa negra cargado de medallas, pelo engominado y bigote fino clavaba sus ojos acerados en mí. Él guardó silencio y dio paso a los otros. Sin palabras daba órdenes a sus subalternos, sólo le bastaba un movimiento de sus manos y ellos interpretaban sus deseos. Yo le veía sonreír. Bajo aquel bigotito su boca era de escualo dispuesto a engullirme, pero él no se movió del sillón, permaneció sentado tras el escritorio negro, todo allí era negro, asqueroso. En cuanto a aquellos esbirros, sus miradas eran conminatorias; sus palabras, soeces; los gestos, agresivos. Y yo, sola, en medio de aquella estancia a medio iluminar, con olor a cloaca y donde la humedad chorreaba por las paredes creí morir. Pero siempre he sido fuerte, al menos eso me decían: “Vamos, que tú puedes” y he vivido pudiendo, pero ahora creo que las fuerzas me abandonan por momentos, sólo quiero dormir, no pensar, dejar de sufrir… Dejar de sufrir… Si ellos quisieran olvidarse de mí por unos momentos, si dejasen de apalearme, de escupirme, de chillarme, de…, entonces podría dejar de sufrir.
Creo que perdí el conocimiento. Sólo recuerdo el aliento fétido de una de aquellas alimañas contra mi cara, su sudor contra mi cuerpo y sus últimas preguntas:
- ¿Qué hacías allí? ¿Eres una espía? ¿Les pasas información a los rojos?

Escuché, amortiguadas, el sonido de las campanas del reloj. Daban las tres, no sé si de la madrugada o de la tarde. No era consciente del tiempo que pasé encerrada en aquel cubículo oscuro y apestoso. Cuando la consciencia volvió a mí noté que yo también apestaba. Mi piel estaba pegajosa, la boca seca y llagada, los ojos pegados por legañas y lágrimas involuntarias. Toda yo era una llaga. Se me puso piel de gallina al recordar las vejaciones sufridas. Entonces rompí a llorar con rabia.




5.- Canción que elegiría: “Libre”, de Nino Bravo; el “Adagio” de Albinoni; “Por ti volaré”, de Andrea Bocelli o “Al alba”, de Aute. De todas ellas pondría el Adagio como música de fondeo para la lectura y “Al alba” o “Libre”, al final… He añadido la canción de Andrea Bocelli porque me apasiona.

domingo, diciembre 03, 2006

Elena Pérez: "Tu recuerdo", en ib3-Radio.

Esta vez Cristina Torres fue quien dio vida a un bello hiperbreve de Elena Pérez, "Tu recuerdo", para el espacio literario ES RACÓ LITERARI de 3 de NIT de Sandra Llabrés y con la colaboración de Joana Pol, la escritora mallorquina. Disfrutadlo como se merece esta pequeña joya.



Berta y Rita, de Hector Saz, interpretado por Carles Riera

Y como ya hemos dicho en otro artículo, esta es la divertida interpretación que Carles Riera hizo del guión de Héctor Saz para el 3 de Nit de Sandra Llabrés. Era una pequeña broma hecha con todo el cariño a la escritora mallorquina Joana Pol, colaboradora del espacio literario ES RACÓ LITERARI DE 3 DE NIT, de cuando se incendió su cocina.

Leo Zelada entrevistado por Carles Riera y Joana Pol en el programa de Sandra Llabrés

Pues también estuvimos con Leo Zelada en Es Racó Literari de 3deNit. Sandra Llabrés no pudo entrevistar junto con Joana Pol al poeta peruano, pues estaba aquejada de unas fuertes anginas, pero la simpática locutora de radio aprovechó la circunstancia para chatear en party line con algunos de los autores más fieles al programa, quienes lo estaban escuchando a través de la red.



Lema:
Conversaciones con el Dragòn.

Biografia.
-Leo Zelada, Lima- Perú (6 de enero, 1970). Fundador del Grupo Neón, estudió filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha sido colaborador del diario "El Peruano" y es director del Taller de poesía "Carpe Diem". Ha publicado los libros de poesía: Delirium Tremens (Lima, 1998), Diario de un Ciber-punk (D.F. México, 2001) y Opúsculo de Nosferatu a punto de amanecer (Lima, 2005). Acaba de publicar su novela American Death of life (Lima, 2005). Entrevistas y notas periodísticas sobre su obra han sido publicadas en los diarios españoles El País(suplemento Babelia),ABC(suplemento ABCD)y El Mundo; en los diarios El Universal, en el Suplemento Arena del diario Excelsior y El Norte de México; Clarín y Página 12 de Argentina, en El Comercio, La República,y La Revista Caretas del Perú; en diarios Latinos de USA y en otros diarios de Colombia, Ecuador, Bolivia, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Israel y Arabia Saudita. Premio del Concurso Internacional de Poesía 0rpheu, Brasil- 2001. Editor y compilador de las antologías Nueva Poesía peruana (2003), Poesia Española contemporánea (2005) y Nueva Poesía Hispanoamericana (2005).Actualmente reside en Madrid-España.

MANIFIESTO: Escribir textos cortos y densos como agujeros negros

Canciòn: Cualquiera de Morrisey.

Lectura:


Underground blues para Jim Morrison
luna rojay en la radio la precisa melodía
proyecta tus arpegios endiablados
viejo Jim Morrison
arqueas la cintura
la sensualidad de tus labios
y entre filtros de peyote
y vasos de aguardientete diriges peligrosamente
hacia el fin - enciendes el cigarro
alzas la copa de vino
y brindas por ti, por Blake
Artaud, tus oscuros fantasmas -la mirada extraviada el seco gemido
nadie entiende el descarnado alarido
que parte el cielo en pedazos
la muerte traidora danzando
sobre tu cuerpola soledad desnuda en medio del escenario
el baile indio
el suicidio anunciado
entregando en cada concierto
tu más rotunda agonía
rey de los lagartos.





Poética

I
Has despertado con el rozar de un ratón por encima de tu cabeza y te estremeces -joven escritor-hasta el ultimo vello de tu cuerpo:
¡mas un roedor que se desliza agazapado entre tus cabellos, es solo un roedor buscando a otro roedor ¡.

II
Siempre hay una banca vacía para reposar la soledad del poeta.En los claustros de la pontificia catedral se desliza como dragón sigiloso el bardo tratando de ocultar su inmanente presencia.
Duro es entonces el trabajo del aedo,cincelar fonemas en hermosas gemas de mampostería, atrapar imágenes como mariposas de colores a lo eterno: revelaciòn ataraxia, energía esencial, puro conocimiento.
La poesía es sólo un texto
III

Amarga es la vida de un poeta
mientras escribe soterrado en el averno
aquí el Azul de Darío es el cielo gris de Lima y
Adán el atardecer "el crepúsculo más
hermoso del mundo.
-mediodía y soy la noche-
converso con un genio incomprendido
que lúdico me muestra sus bocetos,
él intuye ,
mi callada amargura,
mi depresión profunda
con historias insólitas y bromas
extravagantes me hace sonreír
la ironía de Borges no llega alcanzar su sabiduría.
Las calles en "quillca" despiden un antiguo
esplendor
cada balcón esconde un verso de Vallejo,
de Pinglo una canción, mas no una noche estrellada:
"El poeta ès, el poema y la desesperaciòn"

domingo, noviembre 12, 2006

TEOBALDO MERCADO, entrevistado en IB3-Radio.

Pues esta semana el autor de nuestro pequeño rincón, ES RACÓ LITERARI DE 3 DE NIT, ha sido Teobaldo Mercado. El programa, conducido como sabéis por Sandra Llabrés y con la colaboración semanal de Joana Pol, dio tanto de sí que se han hecho dos videos. No os perdáis, además de las lecturas de Sandra Llabrés y del sin par Carles Riera, la interesantísima intervención de Javier Roca, quien con un estilo muy particular hizo una lectura original, fresca, distinta, interpretando a un vampiro. Os encantará.






LEMA: PINCELADAS DE LO DESCONOCIDO


BIOGRAFÍA:

Teobaldo Mercado Pomar
Nacido el 19 de noviembre de 1965 en Santiago de Chile, de profesión Técnico Analista de Sistemas y Programador.
Lector y estudioso de la ciencia-ficción desde los 8 años de edad y es un devorador incansable de libros. Ha trabajado como Programador y Administrativo en diversos empleos y, actualmente, se desempeña como Digitador para la empresa Manpower.
Comparte el tiempo libre entre su familia, sus amigos y sus hobbies: la animación 3D, la edición digital de audio y video y, por supuesto, la escritura. Participa en foros en Internet sobre el tema (www.sedice.com) y trata de estar al día en el género leyendo las obras de autores norteamericanos no traducidos al español. Ha colocado relatos en el sitio de ciencia-ficción "NGC 3660" www.ccapitalia.net/ngc y se mantiene en contacto con la administradora del sitio (que también escribe).
Es un incansable entusiasta del género que se ha topado con la indiferencia y, peor aún, con el desprecio de la corriente “realista” o “normalista” de nuestra sociedad. Sabe que la ciencia-ficción es mucho más que batallas espaciales, invasiones alienígenas o realidades virtuales y trata de entregar su mensaje a quienes estén dispuesto a escucharlo (que lamentablemente son pocos). Anhela el día en que las obras de Clarke, Heinlein y Asimov (por nombrar algunos) se vendan junto a las de Cortázar, Neruda, Barrios, Castaneda y otros, saliendo así del agujero cultural en que se encuentran hoy en día.
Mantiene su blog en el cual habla de ciencia ficción, sus historias y comenta los libros que intercambia con sus colegas escritores de otras partes del mundo:

http://www.teobaldomercado.blogspot.com/

Auto editó su primer libro “Bajo un sol negro”, compuesto de cinco relatos y una novela corta, en noviembre de 2005 y actualmente se encuentra enfrascado en la publicación del segundo, que llevará por título “Hijos de las estrellas”. Tiene cuatro novelas no editadas a las cuales espera, algún día no muy lejano, darlas a conocer a los demás.


MANIFIESTO:

La escritura es algo maravilloso que nos pone en contacto con los demás, que permite la transmisión de ideas y estados de ánimo de una persona a muchas. Cada cual asume la lectura de esas ideas de distinta manera, pero, en conjunto, crean una suerte de retroalimentación cuando esos lectores se contactan con el autor. Así, la escritura nos acerca más unos a otros, nos ayuda a derribar aquellas infames murallas que se alzan entre los pueblos para servir de unión entre nosotros.
Desde niño lo fantástico, lo maravilloso ha sido mi inspiración. Por ello es que mis manos en las librerías siempre se dirigían a los anaqueles de aquellos géneros “malditos”, pues allí encontraba lo buscado. Páginas y páginas de muchas obras pasaron ante mis ojos antes de decidirme a intentarlo por mi mismo. Fueron años de esfuerzos y sacrificios, de buscar y rebuscar entre diccionarios y enciclopedias aquel esquivo conocimiento que me permitiría darle una adecuada forma a mis ideas. Pero lo logré, aunque sé que todavía me falta mucho por aprender. No fue un camino fácil, ya que tenía casi todo en contra: mi sociedad no alienta esta clase de aventuras, peor aún, las desprecia y disminuye, logrando que más de un talento quede relegado al olvido.
Agradezco profundamente a mis padres el no prohibirme el vicio de la lectura, el no mirarme con cara rara cuando tenía un libro frente a mis ojos. También agradezco a los amigos de verdad que siempre han comprendido mis motivaciones e ideas, particularmente a Carlos Raúl Sepúlveda (Presidente de la Sociedad Chilena de Fantasía y Ciencia Ficción, SOCHIF), sin cuyo apoyo y estímulo mi primer libro no hubiese sido editado. Agradecimiento particular y masivo a todos los miembros de sedice.com, en cuyas tierras virtuales se hace una lucha constante por la literatura fantástica.


LECTURAS

Introducción al relato “Mala suerte, sargento”:

Los sueños del hombre son el reflejo de la fragilidad de su alma, pues encierran lo que no ha podido lograr en virtud de su inestabilidad emotiva.

Somos humanos no sólo por nuestra apariencia ni ADN; somos humanos porque reímos, lloramos, odiamos o amamos. La medida de nuestros sentimientos nos dice cuán humanos somos. El día que perdamos eso habremos perdido nuestra identidad, nuestra esencia y deberemos redefinirnos.

Dentro de las guerras, en medio de la muerte y destrucción, seguimos sintiendo como siempre, inclusive con mayor fuerza. Detrás de nuestros actos, nuestras armas, tras las capas de blindaje, entremedio de los impulsos electrónicos de nuestra sofisticada tecnología, el alma se agita convulsionada por aquellas antiguas y sencillas necesidades que nos han inquietado desde siempre. Y en ocasiones límites, cercano ya el final, la mente elabora la anhelada solución a nuestros problemas, ignorando todo lo que es lógico y racional.

¿Quién puede culparnos por ser humanos?


Extracto del relato “Lamentos”:

Aguardamos algunos minutos hasta que el fenómeno se desvaneció. Al retomar el camino por Agustinas, sentí un escalofrío. Pero esa sensación desapareció en cosa de segundos. En Bandera tuvimos que sortear un trío de microbuses que obstaculizaban la pasada. Dos de ellos estaban estrellados y volcados mientras el tercero había quedado semi atravesado en la calle. Un esqueleto que sobresalía de una de las ventanas de este último vehículo nos llamó la atención. De su cuello aún pendía una cadena con un crucifijo.
—Tu dios no te ayudó —murmuré, sin saber el porqué decía algo así. Nadie me escuchó.
A medida que continuábamos, las palabras iban muriendo en nuestros labios. Y no era por el silencio, sino por aquella atmósfera tan especial a que he hecho alusión. Era mejor así, puesto que me permitía estar a solas con mis pensamientos y mis nuevas sensaciones; podía saborearlas y analizarlas con mayor detención; podía dejarlas fluir a través de mi ser sin interrupciones; podía permitir que el cambio me transformase.

Extracto de la novela corta “Quiero vivir”:

A su alrededor las cosas parecían haber vuelto a la normalidad y sin trazas de lo acontecido anteriormente, aunque la falsa mujer retenía la memoria de lo sucedido. David tragó saliva, no sabiendo qué decir. No tenía por qué decir nada, cierto, aunque un extraño sentimiento de culpa lo impulsaba a justificarse ante... ¿ella, ello, eso, aquello? No podía definirlo y explicó:
—Verás, en primer lugar creo que lo lamento. ¿Por qué lo lamento? Porque, en el fondo, todo es culpa mía. Quería crear un entorno semejante al propio, una especie de "realidad" que no era tal para no sentirme tan solo. —Comenzó a emocionarse y eso se reflejó en su cara—. Tú eras solamente la vecina de mi amigo, nadie ni remotamente importante para mí. Podía haber recreado a mi ex esposa o alguna amante imaginaria o... algún amor perdido, como Inés y su hija Carlina que se marcharon a otro planeta sin avisarme. Pero no, tenía que ser una casi desconocida y por motivos... —Calló y se mantuvo en silencio varios segundos hasta que al final prosiguió—: Si todo esto es fruto de mi imaginación, si todo se rige por mis deseos, entonces tal vez yo sea una persona mucho menos complicada de lo que creía. —Señaló a su alrededor—. No vivo en un palacio de cristal flotando sobre las nubes ni rodeado de riquezas insospechadas. No soy más que un simple ser humano...
Volvió a callar y, a desgano, hizo desaparecer a la mujer. Ahora el silencio lo rodeaba y le pareció lo mejor. En un futuro no muy lejano saldría de allí, aunque por el momento seguía siendo el amo y señor de su entorno. Extrañaría esa capacidad de crear todo lo deseado, de eso no cabían dudas, pero tendría que volver a adaptarse a la realidad. Consideró que su primer paso estaba dado y con el transcurrir del tiempo daría los otros, porque era un hombre práctico que sabía distinguir la fantasía de la realidad.


CANCIÓN:

Me cuesta encontrar una obra cantada que encaje con mi obra, pues no suelo escuchar ese tipo de música. Si hay un estilo que encajaría con lo que hago sería del tipo música electrónica seria (mal llamada New Age o Ambient, para que no la confundan con Techno, Trance o similares). Me refiero a gente como Wavestar, Vangelis, John Dyson, Eric Wollo, Kit Watkins y similares. Quizás ”Voyager”, el primer tema de “Moonwind” de Wavestar, pueda ser una cortina musical de fondo que encaje con mis escritos, aunque también ciertas obras clásicas como “Marte, portador de la guerra” de la Sinfonía de los Planetas de Gustav Holst pueda ser adecuada. Es que mis gustos son para nada masivos, así que no podría recomendar rock o reggaeton.


miércoles, noviembre 08, 2006

Miguel Herrero Uceda en IB3-Radio, con Sandra Llabrés y Joana Pol.

El autor de esta semana ha sido Miguel Herrero Uceda, autor de EL ALMA DE LOS ÁRBOLES, un hermoso libro de botánica que incluye leyendas clásicas, poemas de los mejores autores españoles, anécdotas, curiosidades y reflexiones del autor. La conductora del programa, Sandra Llabrés, y la escritora Joana Pol, quien colabora cada semana en ES RACÓ LITERARI, entrevistaron al autor en directo. Participó en la lectura el incomparable Carles Riera, y en una bella interpretación de Yavéh Llorenç Real, a quien nuestros oyentes ya conocen de otras intervenciones, como la ya mítica de Alejandro Blasi, EL ÁRBOL DE LOS PRODIGIOS.





Es Racó Literari de 3 de Nit, de IB3-Radio.


1-LEMA: El alma de los árboles

2-BIOGRAFÍA: Miguel Herrero Uceda compagina su dedicación de ingeniero con las labores de conferenciante, colaborador de diversas revistas y profesor de Investigación Operativa en la Universidad Complutense de Madrid. Es licenciado en Informática y doctor en Inteligencia Artificial.
Su primer encuentro con los árboles fue en su época de estudiante de bachillerato; una de sus profesoras organizaba paseos por los parques de Madrid para reconocer los distintos árboles. Con el paso del tiempo, esas enseñanzas se fueron convirtiendo en admiración y respeto que, junto con una fina sensibilidad humana, han dado fruto en el libro El alma de los árboles, editado por Hedras.
Miguel es una persona cuyo carácter apacible esconde inquietudes intelectuales muy variadas y un gran afán por compartirlas.
El libro se encuentra en las grandes librerías: La Casa del Libro, El Corte Inglés y se puede solicitar en cualquier establecimiento.
Para más información: www.huingenieros.com/alma

3-MANIFIESTO: La idea de escribir este libro empezó cuando estuve plantando árboles en un jardín. En un principio confeccioné unas fichas con los datos básicos de cada especie. Poco a poco fui ampliando esta información. Le añadí poesías, leyendas, mitos e historias entorno a estos árboles. Así, me di cuenta que todas estas facetas no eran parcelas aisladas, sino que se complementaban y lo que es más importante: civilizaciones que no han tenido ningún contacto entre sí han visto a los mismos árboles de la misma manera. Por ejemplo, el almendro florece antes de que salgan las hojas. Mientras todos los árboles tiene un aspecto invernal, el almendro ha explotado en numerosas flores blancas, por lo que siempre se ha visto al almendro como un símbolo de precocidad, de anticipación a la primavera e incluso, ahondando un pocos más, del primer amor. Así se puede ver en la Biblia, en la historia de Fílide y Acamante, dos enamorados que aparecen en la mitología griega o en unos versos de Antonio Machado que reflexiona sobre su juventud pasada sin amor y no puede hacerlo a la sombra de otro árbol que no sea un almendro florido.


5-CANCIÓN: Fantasía sobre Green Sleeves (mangas verdes) de Ralph Vaughan Williams
El origen de esta melodía se halla en una antigua canción galesa dalen gwyr, que significa hojas verdes, donde se ensalza al avellano como fuente de fertilidad y erotismo. En inglés su traducción es green leaves, pero pasó como green sleeves, que no es otra que la conocida melodía inglesa mangas verdes en la que se basó Vaughan Williams para componer su famosa fantasía.

LECTURA



El granado,
fecundidad y exuberancia





Por sus innumerables semillas, la granada es símbolo de fecundidad, atributo de Hera y Afrodita, las diosas del amor y de la fecundidad. En Roma, el tocado de las novias estaba hecho de ramas de granado. En África es símbolo de fecundidad maternal. En la India las mujeres beben jugo de granada para luchar contra la esterilidad. La disposición de los granos, tan unidos los unos con los otros, se ha considerado símbolo de la amistad. La separación de estos granos amigos ha de realizarse con suavidad; si al abrir el fruto, se separan con violencia, se rompen las bolsas que contienen las semillas y parece como si el fruto llorara por la brusca rotura de la unión.


La granada es corazón
que late sobre el sembrado.
Un corazón desdeñoso
donde no pican los pájaros.
Un corazón que por fuera
es duro como el humano,
pero da al que lo traspasa
olor y sangre de mayo

(F. G. Lorca)


Según la mitología griega, un granado brotó de la sangre del dios del vino, Dionisos, cuando fue despedazado por los titanes; por ello, el fruto se abre como una herida, mostrando su interior rojo. La granada simbolizaba la promesa de resurrección, pues Rea, la abuela de Dionisos, logró recomponerle y devolverle a la vida. También la tradición helénica cuenta que Hades, el dios del mundo subterráneo, raptó a la hermosa Perséfone; su madre, la diosa Hera, la buscó desesperadamente hasta encontrarla y recuperarla; pero la joven había comido siete granos de una tentadora granada cuando estuvo en el reino de los muertos, rompiendo el ayuno aconsejado por Zeus, por lo que se vio obligada a descender de nuevo a los infiernos. Finalmente, llegaron al compromiso de que Perséfone pasara parte del año con Hera, la diosa de la fecundidad, dando así origen a la explosión de júbilo de la primavera, y el resto con el dios del mundo subterráneo, de este modo, surgió el desapacible invierno.

La tradición judeocristiana ve en el granado un símbolo de exuberancia. Fue uno de los frutos de la ansiada tierra prometida (Números 13, 23), juntamente con uvas e higos: frutos de la tierra fértil que, por medio de la palabra de Moisés, Dios había prometido a los hebreos durante los cuarenta años que pasaron en el desierto.


Yavé, vuestro Dios, os va a introducir en la tierra buena, tierra de torrentes, de fuentes, de aguas profundas que brotan en el fondo de los valles y sobre los montes; tierra de trigo, de cebada, de viñas, de higos y granados, tierra de olivos, aceite y miel.

(Deuteronomio 8, 7-8)


San Juan de la Cruz en su Cántico espiritual reconoce en el fruto las perfecciones divinas: la redondez como expresión de la eternidad y la suavidad del jugo como el gozo de un alma que conoce y que ama. La iglesia misma se identifica como una granada que reúne bajo una cobertura protectora única a multitud de semillas fértiles de pueblos diversos.

En Oriente Medio, el valor de la granada excede al puramente nutritivo, pues está considerado como fruto medicinal. En un hadiz se indica: Quien coma tres granadas en el curso de un año, será preservado contra las enfermedades oculares por ese año. La literatura de este área es rica en imágenes en torno a la granada, a la que se le asocia cierto simbolismo femenino


Sus mejillas son como la flor del granado
y sus labios jarabe de granadas;
de su pecho de plata brotan dos granadas

(Antiguo poema persa)


Para los árabes el granado también es sinónimo de vergel y de regalo de Dios; con este sentido se menciona tres veces en el Corán.


Él es Quien ha creado huertos, unos con emparrados y otros sin ellos, las palmeras, los cereales de alimento vario, los olivos, los granados,...

(Corán, sura 6, aleya 141)





El granado en flor: hojas verdes brillantes salteadas por pétalos rojos
sobre un tronco rugoso.




Fílide y Acamante

Del libro “El alma de los árboles”



El almendro florece muy pronto, en cuanto en febrero la temperatura empieza a mejorar. Antes de que aparezcan las hojas en sus ramas, la copa explota en una exhuberancia de flores blancas. El hecho de que la mayoría de los árboles tengan aún el aspecto yermo y sombrío del invierno, mientras el almendro viste sus mejores galas juveniles, hacen que esa floración resulte aún más espectacular y lo convierta en un árbol muy valorado, pues anuncian de la llegada de la primavera.

Para entender y explicar este raro fenómeno los griegos buscaron una explicación mitológica. Se decía que Fílide, una princesa de Tracia, se enamoró de Acamante, un joven combatiente de la guerra de Troya. Cuando ella se enteró de la destrucción de la ciudad, todos los días acudía a la costa a ver la llegada de la flota ateniense, esperando encontrar el navío de su amado. Pero el barco no llegaba. Al noveno día de infructuosa búsqueda, la joven murió de pena, creyendo que él había muerto. La diosa Atenea metamorfoseó su cuerpo en un almendro, y, al día siguiente, tras haber reparado su nave, llegó Acamante, que sólo pudo acariciar la corteza del árbol. Fílide, desde su naturaleza arbórea, respondió a su amado floreciendo de repente, sin que hubiera dado tiempo a que las hojas brotaran. Así como, año tras año, los almendros repetían su floración precoz, los antiguos atenienses recordaban a estos enamorados todos los años mediante festejos y danzas.

Por esa anticipación a la primavera, esa explosión de júbilo, esa florecillas tan juveniles, sigue evocando la imagen pura del amor, el amor juvenil, el primer amor

Corté flores de un almendro
y amapolas de un trigal
y comparé sus colores
con los tuyos, Soledad
cuando me hablan de amores

(Fandanguillos)

De igual forma el poeta Antonio Machado al reflexionar sobre su juventud pasada sin amor lo hace debajo de un almendro, debajo del árbol que rememora a los jóvenes enamorados Fílide y Acamante.

La primavera besaba
suavemente la arboleda.
Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
—recordé—, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy, en mitad de la vida
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

(A. Machado)

Raquel Casas, autora d'Es Racó Literari de 3deNit de IB3-Radio, amb Sandra Llabrés i Joana Pol

Programa casi íntegramente en catalán, la autora de la semana fue la finalista del concurso de Joescric.com en la edición de 2006 de cuento infantil, Raquel Casas Agustí. La conocida presentadora mallorquina Sandra Llabrés conduce el programa e interpreta a menudo las lecturas efectuadas en él. En esta ocasión, además, participó en una magnífica interpretación del abuelo de la historia Carles Riera. La escritora Joana Pol, como cada miércoles, colaboró en la entrevista.




LEMA:
“… y pensé que la foto de Lilí era como esas estrellas que se mueren en los rincones del universo y que nos siguen alumbrando cuando ya no existen.” De Las bailarinas muertas. Antonio Soler.

BIOGRAFIA:
Vaig néixer a Vilanova i la Geltrú l’any 1974. Des de ben petita m’he interessat per la literatura, sempre m’ha agradat molt llegir i escriure.
Més endavant vaig estudiar Filologia Hispànica a la Universitat de Barcelona i en acabar vaig fer el Doctorat, especialitat en Literatura Espanyola del segle XX (actualment treballo en la tesi sobre la narrativa de J. A. García Blázquez).
Un cop finalitzats els estudis vaig començar a treballar com a professora de secundària, però també he tingut altres feines: correctora i traductora (català/castellà) i professora de castellà i català per a estrangers en una escola d’idiomes.
Pel que fa a la creació, he rebut diversos premis literaris de poesia i narrativa, tant en llengua catalana com castellana (1998- 2006). L’últim ha estat el “XXVIII Premi Nacional de Poesía Ciudad de Archidona” que em van atorgar el passat 12 d’agost per l’obra “El afinador de pianos”.
Aquest mateix any també he publicat el llibre de poemes de temàtica amorosa titulat Astrolabi (Ed. El cep i la Nansa, 2006).
Altres poemes els podeu llegir a la revista de poesia “Reduccions” (núm. 80, desembre 2004), a La Catalana de Lletres (Cossetània Edicions, 2003) o a Estels com pedres (Ed. Òmnium Cultural del Baix Camp, 2000).

MANIFEST:
La literatura hauria d’ésser clara, sensata, lúcida i apassionada, és a dir en una paraula: divertida. Si no és així, mai no aconseguirem lectors.

miércoles, octubre 25, 2006

Alejandro Blasi: escritor, músico y artista gráfico.

Pues el autor de la semana ha sido en esta ocasión Alejandro Blasi, argentino de nacimiento y mallorquín de adopción, actualmente vive en Manacor y la madrugada del pasado miércoles nuestras pérfidas entrevistadoras Sandra Llabrés y Joana Pol prácticamente le abrieron en canal para ofrecérnoslo en sacrificio.
Descubrimos a un autor que hace una literatura de fantasía y ciencia ficción en un estilo onírico y lleno de poesía, que además es artista plástico (todas las imágenes del video son suyas), y por si fuera poco también es músico (durante todo el programa nos deleitaron con la música de BABEL, su grupo). La lectura corrió a cargo de Sandra Llabrés, Carles Riera y Llorenç Real. Que lo disfrutéis.







LEMA:

¿Y si los dioses que nos sueñan despiertan un día?



BIOGRAFÍA:

Me llamo Alejandro Blasi, nací en Buenos Aires, Argentina, hace 38 años, pero desde hace un par digo que tengo 40 porque me gustan los números redondos.
La vida y el viento me trajeron a Mallorca hace 6 años. Me vine por intuición, me quedo porque me encanta.


Mi quehacer artístico abarca la literatura, la música y las artes plásticas, disciplinas que abordo con idéntica pasión ya que las considero distintas maneras de expresar lo mismo.
De momento, mi currículum literario se circunscribe a la publicación en Argentina de un libro de relatos fantásticos, con ilustraciones propias, titulado “El árbol de los prodigios”.
En Mallorca, hoy por hoy, mi libro está a la venta en una sola librería, “Món de Llibres” de Manacor, mi ciudad, un poco por una cuestión de cercanía y otro poco porque Fausto, su dueño, es un tipo muy simpático y, además de tener un nombre muy apropiado para el dueño de una librería, creyó en mi obra aún antes de que ésta fuese publicada. Él fue una de las primeras personas -fuera de mi círculo de amigos- a la que hice leer el manuscrito y fue él, junto a mi entrañable amigo Cinto Planas, quienes me impulsaron a probar suerte en las editoriales, diciéndome que a alguna le iba a resultar interesante una obra de esas características. Para mi sorpresa, tenían razón.

Cambiando bruscamente de tema, me gustaría decir que tengo mucho y por eso soy muy agradecido con la vida.

Por ejemplo, tengo una compañera maravillosa sin la cual me hubiese sido imposible lanzarme a la aventura de cruzar el Atlántico y empezar mi vida de nuevo a 12.000 km de la tierra en la que nací.
Tengo también dos padres increíbles que me dieron amor sin límites y una educación envidiable.
Tengo un hermano que me apoya incondicionalmente y que siempre está cuando lo necesito.
Tengo amigos que no tienen precio.
Tuve maestros a los que estaré agradecido para siempre.
Tengo más vergüenza de la que debería.
Tengo menos paciencia de lo que sería aconsejable.
Tengo un piso sujeto a los díscolos caprichos del dios euribor.
Tengo un coche viejo que me lleva a todas partes.
Tengo muchos discos, muchos libros, muchos proyectos y pocas pulgas.
Como puede apreciarse, soy una persona afortunada.





MANIFIESTO:

A menudo se me pregunta por los motivos que me llevan a escribir lo que escribo o, en otros ámbitos, a pintar lo que pinto; en definitiva, a tergiversar los hechos y las cosas como suelo hacer.
La respuesta a este interrogante es tan simple y pueril que me sonroja su mero enunciado: el mundo en el que vivimos, aún con todas sus miserias, se revela ante mis sentidos como algo maravilloso; por lo tanto, considero arrogante el menor intento de reproducir la realidad tal cual la vemos.
¿Cómo competir, por ejemplo, con el diseño de las alas de una mariposa?, ¿tiene sentido hacerlo?, y en todo caso, ¿es eso posible?
Para decirlo de otro modo: desde mi discutible punto de vista el más noble propósito del arte es mentir, fingir que el mundo es algo que no es.
A veces me siento como un viajero: alguien que recorre mundos imposibles y desde allí envía postales a sus amigos. Mis cuentos, mis pinturas y mis canciones son eso: postales, pequeñas ventanas para asomarse a los incontables universos que pueblan mi mente. Me gusta considerarme un “imaginador” (si se me permite el neologismo) más que un artista, término que considero un poco devaluado, además de afectado.
Me siento deudor del arte fantástico de todas las épocas y todas las disciplinas artísticas: literatura, artes plásticas, cine de ciencia ficción y cualquier cosa que estimule mi imaginación.

Dentro de la literatura fantástica, me siento cercano a los autores que no sólo exploran el espacio a bordo de fulgurantes naves interestelares, sino que también se asoman a los confines del alma humana. Digo esto y pienso inmediatamente en Ray Bradbury, en Cortázar, en Stanislav Lem, en Borges, en James Ballard, en Bioy Casares, en Lovecraft y en tantos otros que me acompañan desde siempre.

Una confesión: a la edad en que mis amigos iban a bailar, yo me quedaba dibujando universos imaginarios hasta altas horas de la noche, por eso ellos bailan mejor que yo, y por eso yo dibujo mejor que ellos. Todo tiene una causa. Todo menos la nariz de mi vecino claro, que escapa a toda lógica.
EL EJÉRCITO PERFECTO

Tengo la indeclinable intención de dominar el mundo, es cierto; mas puedo asegurar que mis razones muy lejos están de la megalomanía de la que me acusarán mis enemigos, una vez derrotados. Por el contrario, es el amor el viento que insufla mis velas, y en aras de ese amor he trazado pacientemente las directrices de un plan que no puede más que conducirme a la victoria.
La estrategia que seguiré será extremadamente sencilla y eficaz: daré expresas órdenes a mis científicos e ingenieros genéticos, para que diseñen en nuestros laboratorios un ejército perfecto, constituido por cien mil soldados perfectos. Así de simple. Y así de bello.
Estos soldados serán réplicas exactas de mi adorada Anna Kournikova y, por lo tanto, serán indestructibles. Estarán dispuestos, en todo momento, a dar la vida por su patria, y la patria seré yo.
Imaginen: un ejército de cien mil Kournikovas masacrando sin piedad a mis enemigos.
Doscientos mil muslos perfectos, marchando sincronizadamente a través de las ciudades conquistadas.
Cien mil blondas cabelleras ondulando al viento, como si de cien mil estandartes victoriosos se tratase.
Doscientas mil largas piernas torneadas, disponiendo de doscientos mil calzados deportivos, machacando el suelo donde nunca más volverá a crecer la hierba.
Cien mil raquetas de destrucción masiva, sostenidas por doscientos mil brazos perfectos de bíceps adorables.
Doscientos mil preciosos ojos azules con mirada infrarroja, acechando en la oscuridad, acercándose sigilosamente al cuartel enemigo.
Cien mil vientres fecundos y lisos como tablas, llevando en su interior la promesa de un mundo perfecto y sin fealdades.
Doscientos mil pechos turgentes, de proporción áurea, enfrentando con gallarda elegancia las balas enemigas.
Cien mil traseros inexpugnables y libres de celulitis –formados por doscientos mil glúteos pétreos y prodigiosos– moviéndose decididamente al compás de valerosas músicas marciales.
Doscientas mil delicadas manos que nacieron para amar, pero estarán destinadas a matar a quienes odio.
Cien mil narices naturalmente perfectas, señalando como una brújula inequívoca el rumbo establecido por sus superiores.
Doscientas mil perfectas orejas espías, infiltrándose tras las líneas enemigas y desvelando ominosos secretos de estado.
Cien mil faldas, diminutas hasta lo indecible, ocultando cien mil tesoros.
Doscientos mil hoyuelos en doscientas mil mejillas rozagantes, albergando doscientos mil microchips con órdenes secretas.
Cien mil Kournikovas, señores; ni una más, ni una menos. Serán suficientes –lo sé– para alcanzar mis objetivos.
Luego ordenaré construir en diversas partes de mi vasto imperio, noventa y nueve mil novecientas noventa y nueve efigies con mi rostro, de unos treinta o tal vez cuarenta metros de altura, con mi uniforme de gala y mis condecoraciones más resplandecientes.
Y los cien mil rostros perfectos de mi querida Anna, no podrán evitar enamorarse de esas noventa y nueve mil novecientas noventa y nueve imágenes de su general (más la mía verdadera, por supuesto) y así, consumaremos cien mil veces nuestro amor en un mundo perfecto. Ya verán.
LA VENGANZA

Nada en el mundo podría haberlo preparado para imaginar un dolor como el que estaba sintiendo.
Miró aterrado su vientre. Los intestinos manaban de él, como una desquiciada flor escarlata.
Los grandes ojos del Minotauro, fijos en los suyos, observaban con deleite el racimo de sensaciones inenarrables que se dibujaban en su rostro desencajado.
Paralizado por el espanto, incapaz de reaccionar ante el tamaño de su desdicha, intentó articular un gutural pedido de compasión. En su lugar, brotó de su boca un copioso manantial de sangre, que el Minotauro lamió con lentitud, ante el fervor de los miles de seres mitológicos que observaban extasiados desde la tribuna. Podía sentir el aliento fétido brotando de las enormes fauces y la presión de aquellos pesados cuernos sobre su frente.
Por último observó, ya en el paroxismo del horror, cómo su monstruoso victimario le hundía las manos en el pecho, para extraer de un tirón su corazón y ofrecerlo victorioso a la multitud, que deliraba en un solo clamor saludando con vítores al vencedor.
El torero despertó de un sobresalto, con la boca reseca y el corazón a punto de estallar. Jamás había experimentado una pesadilla tan vívida, ni sentido pavor semejante.
SÓLO UN SUEÑO

¿Y si los dioses que nos sueñan despiertan un día?
¿Serán concientes estas inasibles deidades de que al soñar generan toda esta maraña de desasosiegos que llamamos ingenuamente la realidad?, ¿o será que –como para nosotros nuestros propios sueños– esta realidad (nuestra realidad) escapa a su poderosa voluntad, adquiriendo formas caprichosas, impredecibles e insensatas?
¿Será acaso esta vida que llevamos –y todos sus aparentes portentos– el débil reflejo de un débil reflejo?
Haciéndome estas preguntas estaba yo cuando cerré los ojos y me dormí profundamente.
Y soñé una realidad que, en mi sueño, duraba miles de millones de años. Soñé un universo entero, y dentro de ese universo, cientos de miles de galaxias. Y dentro de una de esas galaxias soñé que soñaba un mundo modesto y a la vez desatinado: un diminuto, frágil y exuberante planeta llamado Tierra, apenas una pequeña lágrima en el desmesurado océano cósmico. Y soñé que este orbe desangelado contenía desiertos y mares y selvas y bosques y seres que los habitaban. Soñé también guerras, amores, gente que soñaba, soñados que creían vivir y vivos que ansiaban soñar.
Soñé que al despertar escribía el sueño en unas pocas líneas y alguien lo leía con incredulidad.

jueves, octubre 12, 2006

Rosa Ribas en IB3-Radio, con Sandra Llabrés y Joana Pol.

Y la autora de esta semana en EL RINCON LITERARIO de 3deNit ha sido Rosa Ribas, con su obra EL PINTOR DE FLANDES. Rosa fue entrevistada por la conocida locutora y productora Sandra Llabrés, y por la escritora mallorquina Joana Pol, y se leyó un fragmento de su novela, publicada en Roca Editorial. Este es el dossier correspondiente al programa, y el video con la lectura (imágenes escogidas y aportadas por la propia autora).



LEMA
No es la mano la que trabaja. Es sólo un instrumento de mi espíritu, de mi saber, un buen instrumento, una herramienta excelente, pero no es lo que cuenta. La mente que la rige, el conocimiento que decide sobre colores, líneas y texturas son los verdaderos artífices.

BIOGRAFÍA
Nací en el Prat de Llobregat en abril de 1963, según la leyenda familiar, tras diez meses de gestación. Así que me lo pensé bien antes de venir, pero una vez puestos intento sacarle el mejor partido a la vida.
Me recuerdo siempre leyendo y escribiendo. Cambié mucho de escuelas, no porqué fuera mala estudiante, siempre saqué buenas notas, pero por algún motivo, mis padres se mostraron ciertamente experimentadores por lo que respecta a mi educación. Así que probé un poco de todo: la escuela de pueblo, el colegio mixto, el colegio religioso, el colegio auti-autoritario y progresista. Mi educación fue quizás algo caótica, pero, gracias a estos cambios, aprendí a hacer amigos rápidamente donde quiera que fuera. En todas las escuelas, además, acababa siempre escribiendo.
Después seguí el camino de muchos que quieren escribir y no acaban de atreverse: estudié filología hispánica, especialidad en la que me doctoré. Y mientras hacía todo esto, postergaba lo que ya sabía que quería hacer, escribir.
Vivo desde hace quince años en Alemania. Y aquí empecé a escribir en serio. Mi primera novela duerme el sueño de los justos en un cajón a la espera de una reescritura. La segunda, El pintor de Flandes, es la que me gustaría presentar aquí. Apareció en enero en Roca Editorial de Barcelona. Su publicación me dio el espaldarazo definitivo para intentar dedicarme a la literatura por completo. Espero conseguirlo.
De la tercera novela, no puedo hablar de momento porque la envié a un concurso y no puedo delatar mucho más para no perder el anónimato.
La cuarta va en camino. El título provisional es “Black is black”. ¿Os suena?
He escrito también numerosos relatos en castellano y en catalán. Uno de ellos “Comparsas”, ganó el Premio de Relatos de Cine del Festival de Cine de Huesca. Un par están pendientes de publicación; otros buscan todavía su lugar.


MANIFIESTO
A pesar de mi pésima vista, desde siempre me ha apasionado leer. Y tanto como leer, contar historias.
De pequeña, compartía el dormitorio con mi hermana, que es un año menor que yo. Teníamos las camas colocadas en paralelo con una mesita de noche en medio. Muchas noches mi hermana me pedía que le contara una historia. Así lo hacía y normalmente ella, que siempre fue muy dormilona, se quedaba dormida a los pocos minutos. Yo, que era una niña muy nerviosa y de mal dormir, seguía hablando hasta llegar al final para poder saber cómo terminaba la historia. A la mañana siguiente ella se despertaba y lo primero que hacía era preguntarme cómo había terminado el cuento. Entonces, se lo explicaba, pero resumido.
Algunas noches, sin embargo, yo estaba cansada o no se me ocurría nada nuevo e intentaba darle el pego con una historia de otro día a la que le cambiaba los protagonistas. Pero ahí, aunque se había pasado buena parte de la historia durmiendo, mi hermana era inmisericorde y me pillaba siempre.
- Esa ya me la contaste con gatos.
- Sí, pero como ahora son osos, hacen cosas diferentes.
Aceptaba pero a regañadientes.
Cuando esto pasaba, tardaba más en dormirse, supongo que para asegurarse de que realmente hubiera algún giro nuevo en la historia. Pero siempre acababa durmiéndose antes del final. Yo seguía contando hasta terminar, porque al día siguiente, al despertarse, preguntaría:
- ¿Y cómo terminó la historia?





LECTURA

En esos días de preparativos llegaron nuevas visitas, cuya presencia se manifestaba en nuevas voces en el patio. Pero ahora ya no sentía la necesidad de detener el trabajo y escuchar con la puerta entreabierta; ahora formaba parte de la conjura, ahora sentía cómo las puertas del Alcázar se iban abriendo también para él.
Lo hicieron por primera vez una semana más tarde. Oyó una llave moviéndose en la cerradura del taller y el Conde entró de improviso abriendo la puerta con tal ímpetu que a Paul, que estaba concentrado en un grupo de músicos al fondo de la escena, se le escapó el pincel de la mano.
—Paul, —lo llamó desde el umbral— límpiate bien las manchas de pintura y cámbiate. Fernando y tú me vais a acompañar al Alcázar.
Mientras descendía de la escalera sobre la que había estado trabajando vio que el Conde miraba el pincel que yacía en el suelo, la cabeza aplastada en una mancha de color ocre, pero no se dignó a levantarlo. Un fogonazo de rencor le subió a Paul del estómago al recordar la legendaria anécdota que contaba cómo el emperador Carlos se había agachado una vez a recoger un pincel que se le había caído de las manos a Tiziano.
—Déjalo todo como está. Si el pincel después no sirve, tíralo. Tienes suficientes. El Conde se volvió para salir.— Ponte buenas ropas, no vamos al mercado, vamos a la residencia de los Reyes.
Sentado al lado de Villamediana, hizo todo el trayecto sin decir palabra, contemplando las calles que pasaban ante la ventanilla de la carroza, nervioso, ante la perspectiva de estar aproximándose a la residencia de los Reyes, y halagado por el hecho de que don Juan lo hubiera elegido a él como acompañante y no a los italianos o a Valderrama. La locuacidad del Conde hacía imperceptible su tenso silencio. Aunque intentaba disimularlo, estaba también muy excitado.
—No albergo la menor duda de que el encargo será nuestro y con él el favor de la soberana, lo que supone tener uno de los aliados más poderosos en el Alcázar.
La decepción de Paul fue enorme al encontrarse frente ese sombrío edificio. Esperaba pompa y ostentación, como correspondería a un palacio real que era, además, sede del gobierno, y se encontró ante una oscura construcción, que con algunas filigranas intentaba esconder su pasado de fortaleza, con dos grandes patios, en los que todo tipo de comerciantes pregonaban sus mercancías y corrillos variados comentaban los últimos rumores de la corte.
En el Alcázar se dirigieron a la derecha, al ala de la Reina, donde se encontraban las habitaciones de las innumerables mujeres que la servían. Pasaron varios corredores en silencio. Don Juan delante, Paul y Fernando sólo unos pasos más atrás. Paul, buen discípulo del secretario y haciendo uso de todo lo que había aprendido en las lecciones clandestinas, imitaba sin dificultades la forma de moverse de los otros dos, el cuerpo erguido, la cabeza bien alta, el paso firme, como si estuvieran caminando por su propia casa. Al cruzar uno de los largos pasillos transversales, empezó a llegarles un fuerte olor a comida. El Conde, olisqueando el aire, se detuvo en seco y se volvió hacia ellos con rostro resplandeciente.
—¡Cocido!
Levantando la nariz empezó a perseguir la pista olfativa. Se movió en varias direcciones hasta encontrar dónde era más intensa.
—A la derecha. ¡Síganme, señores!
A Paul no se le escapaba la burlona solemnidad del tono de Villamediana y Fernando parecía muy divertido, pero él no entendía nada.
—¿Qué pasa? ¿Adónde vam...?
Ambos le chistaron casi a la vez y empezaron a caminar con sigilo. Cruzaron varias puertas que habían quedado abiertas y pronto dieron alcance a una curiosa comitiva.
Dos criados, vestidos por completo de blanco, portaban una especie de mesilla portátil cubierta con un finísimo mantel de encaje. Sobre el mantel, platos de porcelana y cubiertos de plata hermosamente dispuestos alrededor de una cazuela blanca que era la que dejaba escapar los efluvios que habían despertado el instinto de caza del Conde. Delante y detrás de la mesilla avanzaban otros dos criados. Uno iba abriendo las puertas, el otro olvidaba cerrarlas. Cuando les dieron alcance, el Conde les ordenó detenerse.
—¿A quién lleváis este presente?
Los criados, sin moverse ni volverse a quien los interrogaba, permanecieron mudos.
Fernando se separó de Paul, que, atónito, contemplaba la escena desde el marco de la última puerta que habían cruzado. El secretario se situó delante de la comitiva y les ordenó en tono imperativo:
—¡Contestad cuando el Conde de Villamediana os pregunta!
Uno de los porteadores empezó a temblar y esto hizo que los platos y los cubiertos de la mesita tintinearan. Pero todos siguieron mudos.
Fernando los observó con detenimiento. De pronto, se dirigió al que cerraba la comitiva.
—¡Eh! A ti te conozco. Tú estás al servicio de don Luis de Haro.
El otro levantó la vista con temor, como si lo hubieran cazado en una falta. Fernando sacó provecho de su ventaja.
—¿Quién es la dama a la que sirve vuestro señor?
El criado iba a abrir la boca, pero don Juan se le adelantó.
—No es necesario que hables, muchacho. Si sois servidores de don Luis, sé a ciencia cierta a qué habitaciones os dirigís. Seguid vuestro camino, que os daré escolta. Vosotros —dijo dirigiéndose a Fernando y Paul— podéis esperarme en el patio en una hora. ¡Vamos!
La comitiva se puso en marcha algo indecisa, pero el paso del Conde los obligó a continuar. El último criado no olvidaba esta vez cerrar las puertas tras de sí, de modo que los perdieron de vista en el siguiente saloncito. Fernando se dirigió entonces a Paul. Don Juan pierde el seso por un buen cocido.
Paul caminaba a su lado en silencio, desconcertado.
— No entiendes gran cosa, ¿verdad, muchacho? —Fernando le pasó un brazo sobre los hombros.
—Aquí en Palacio es de buen tono que los caballeros sirvan a las damas. Hay muchas doncellas y viudas viviendo en este lugar y para ellas es casi el único entretenimiento tener caballeros que las agasajen. Primero el caballero les tiene que pedir lugar, que significa que se presenta como candidato y si la dama lo acepta, el caballero pasa a estar embebecido.
—¿Embebecido?
—Que le han sorbido el entendimiento. Y ese estado le autoriza incluso a permanecer delante de la Reina con el sombrero puesto.
—¿Como un grande?
—Lo mismo. Y es muy importante halagar a la dama. Por ejemplo siguiéndola a caballo en sus salidas y haciendo acompañar la carroza de velas y linternas. O con costosos presentes.
—¿Como un cocido? —preguntó Paul incrédulo.
—Ya has visto al Conde. Hay quien aprecia más un buen cocido que un brazalete de diamantes.
Paul no estaba muy seguro de haber entendido el sentido de lo que le contaba Fernando, pero otra preocupación le cruzó por la mente.
—¿No va a enfadarse don Luis de Haro porque don Juan se coma su cocido?
—Probablemente. Aunque creo que el cocido no será lo que le dé la mayor inquina.
El rostro de Fernando adquirió de súbito una expresión aviesa. Paul seguía preocupado.
—¿No teníamos una cita aquí en el Palacio?
—No te preocupes, nos esperarán. En el tedio de esta casa hasta la espera es ya una distracción.
—Pero nos está aguardando la misma Reina. Hacerla esperar puede poner en peligro toda la empresa.
—Bien puede ser que sí, pero a veces el Conde actúa de este modo. Planea y prepara todo con un cuidado extremo y de pronto, por un capricho súbito, es capaz de echarlo todo a perder. No es la primera ni será la última vez que algo así suceda. El ingeniero Fontana, que lo conoció hace años te podría contar un caso parecido, cuando por ir a una partida de dados dejó plantada a una muchacha de muy alto nombre y fama de extremadamente virtuosa a la que había cortejado sin cejar durante semanas. Cuando la tuvo entregada esperándolo en un burdel napolitano, nuestro Conde se fue a jugar a los dados. Después de una noche de espera, recibiendo la conmiseración de las putas napolitanas, la muchacha ingresó en un convento. El Conde no recuerda ni si ganó o perdió en el juego, pero la muchacha conservó su virtud.
Fernando se reía complacido mientras contaba la historia; después, en un tono súbitamente reflexivo le dijo:
—No sé. A veces pienso que es como si en su afán por no dejarse constreñir por ninguna regla, se saltara incluso las que él mismo se impone.

Fragmento de El pintor de Flandes

MALLORCA FANTÀSTICA 2007

MALLORCA FANTÀSTICA 2007
Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis